Teatro El Círculo: el protagonista del año


    Fachada por calle Laprida
    Entre los primeros artículos que publicamos en la temporada 2004 estaba el dedicado al Teatro EL Círculo
    . En el cierre del año en el que Rosario fue noticia en los medios internacionales por un acontecimiento cultural, creemos que otro artículo sobre el Teatro EL Circulo era justo, porque fue la sede principal del Tercer Congreso de la Lengua Española y porque resurgió como el símbolo de la ciudad. Su creación, hace 100 años tuvo lugar en una época de pujanza, de crecimiento, de la construcción de identidad rosarina, esa que queda lejos de las burocracias y cerca del trabajo esforzado de su gente.

    En Marzo del 2004 hablamos del teatro con el presidente de la Asociación El Círculo, Guido Martínez Carbonell (ver Entrevista 15 de Marzo de 2004) , allí nos comentaba de los preparativos para festejar el centenario, la función de Otello y los trabajos que ya habían empezado y que tenían que estar listos para Noviembre con el Congreso de la Lengua. Fueron ocho meses de andamios, de algunos sustos, de apuros, de aplausos, de momentos culminantes, de visitas guiadas inolvidables. Ahora, cerca de fin de año, con algo más de un mes transcurrido desde la finalización del Congreso Internacional rescatamos algunos momentos y su proyección en el futuro con el mismo entrevistado.

    Guido Martínez Carbonell, presidente de la Asociación EL Círculo
    MJB: ¿Después de todo lo realizado quedaron trabajos pendientes?
    G.M.C.: “Sí, siempre quedan cosas por hacer, lo esencial, la recuperación ha sido integral, quedan detalles en el foyer en los frescos de Salvador Zaino, y en el salón de la ochava (N de R: ese trata del mismo nivel del foyer, donde funcionó la sala de prensa del Congreso) donde también se necesita restaurar los frescos del cielo raso. Eso fue lo único. Todo lo demás se hizo y no obstante la premura, se realizó con lo mejor y los mejores. La restauración artística del interior de la sala la ópera estuvo a cargo de un grupo de restauradores dirigidos por Cristina Lacelloti, que es una autoridad internacional en restauración, trabajaron artistas y estudiantes de bellas artes. De cada rubro, de cada tarea, se convocó a los mejores. Fue integral porque no solo se atendió a la pintura y fachada, sino también a los baños para discapacitados, el sistema de lluvia antiincendio complementario del telón de seguridad, la zinguería de los techos, el sistema ahuyenta palomas, las luminarias, la conexión al alumbrado público de las cuatro farolas originales de la fachada. A eso se sumaron los trabajos en el pañol, la sala Trillas, la sala Vila Ortiz, se restauró el patio del Teatro que quedó convertido en un lugar con escenario al aire libre y también se refuncionalizaron y se restauraron las catacumbas y el Museo Barnes. El aire acondicionado funciona ahora también, en el hall de ingreso y en el escenario.”

    Mucho para recordar
    En la última publicación que el teatro hace mensualmente, Guido Martínez Carbonell pasó revista a lo sucedido en la vida del teatro durante el 2004 y allí, entre otras cosas, escribió: “Creo que poco se dimensiona el éxito histórico internacional de este congreso. Con el transcurso del tiempo se entenderá mejor que difícilmente volvamos a ver reunido a tantos escritores, premios nobeles, intelectuales, periodistas y gente de la cultura.”
    Cuando le pedimos que recordara algunos de esos momentos inolvidables recordó:
    “Por suerte hubo muchas circunstancias memorables. Una es cuando en un panel donde estaba Fontanarrosa, Echenique (el escritor peruano), Escribano (de La Nación), Sanguinetti (el ex-presidente uruguayo), un nivel excelente como todos los paneles, cada uno expuso y después le dieron el micrófono al público e intervino la señora de Guinea Ecuatorial del Africa, luego una señora que planteó la poca participación femenina en los paneles y así otros. Para mi todo ese diálogo entre público y panelistas dentro del teatro me resultó emblemático, difícil que se pueda volver a repetir”.

    Sobre la visita de los reyes, a quienes como indicaba el protocolo les dió la bienvenida al teatro, recuerda que “fueron muy cordiales, que el tiempo con ellos fue escaso porque con el inconveniente del retraso del presidente solo pude cruzar dos palabras y enseguida fueron al escenario” Ese mismo día al salir a la calle, estaban los vecinos en el balcón, público en la calle mezclados con los escritores, autoridades, con los académicos, estaba Gilberto Gil (música y ministro de Brasil), todo ese ambiente también fue un hecho irrepetible para la historia de Rosario”.

    La financiación
    De cerca las farolas de calle Laprida
    La restauración del teatro involucró alrededor de tres millones de pesos aportados por empresarios, a excepción de 300.000 que aportó el gobierno de la provincia. Las empresas fueron de Rosario, regionales, nacionales e internacionales nos apuntó Martínez Carbonell.

    MJB: En algún momento durante estos años de presidencia en la comisión directiva del teatro ¿te imaginaste que podía producirse todo esto?
    GMC: “No la verdad que no, y si me preguntás si me lo imaginaba el año pasado, tampoco, pensé que se iban a hacer obras pero nunca que el congreso de la Lengua podía llegar a plasmar todo esto. Tengo que destacar la participación de María Eugenia Bielsa, fue una gestión brillante, muy inteligente, y muy comprometida para recaudar fondos, lo hizo personalmente y reitero, muy comprometida con el teatro.”

    Con respecto a aquellas quejas que se hicieron escuchar cuando se conoció la suma destinada para el Teatro Municipal de Santa Fé, el presidente de la Asociación El Círculo comentó:
    “Eso hirió la sensibilidad porque el mismo día que el gobernador convocó a todos los empresarios, que ya habían aportado y estaban aportando, al teatro EL Círculo para mostrarles como iban a ser las obras, ese mismo día, se conoció que Santa Fé ,que había tomado la tutela de la restauración del teatro, anunciaba que destinaba tres millones de pesos al teatro oficial, entonces se dijo `en Santa Fé el gobierno pone dinero y en Rosario tienen que ser los empresarios´, el cuestionamiento vino por el lado empresarial, yo creo que estas cosas deberían ser mixtas.”

    Perfil por la vereda de calle Mendoza
    El futuro: el 2005
    “Ya tenemos una temporada confirmada de abono con óperas, conciertos, hay muchísimos abonados, gente nueva” y agrega: ”habrá muchos congresos”.

    MJB: Ahora que la sala cuenta con aire acondicionado ¿habrá temporada de verano?
    GMC: “En Enero se descansa un poco, se aprovecha para desinfectar el teatro, y es un mes en el no hay tanto interés, sí en Febrero, para el segundo mes del año ya hay reservas.

    MJB: Durante los días previos al congreso internacional de la lengua, cuando el teatro ya lucía su restauración, recuerdo el comentario de dos taxistas que me decían que esperaban que el teatro no se prestara a ninguna de esas reuniones que pudiera poner en peligro su integridad edilicia….
    GMC: “Nosotros por un lado organizamos nuestra temporada y también recibimos reservas para grandes reuniones. El teatro se revalorizó y costó mucho y cuesta mantenerlo. Por ejemplo, no obstante la restauración, las butacas son centenarias, están debilitadas y son una obra de arte, no se consiguen en cualquier lado. Entonces, si bien no vamos a entrar a juzgar la calidad artística de ningún espectáculo, nosotros tenemos nuestra programación cultural, en cuanto a los espectáculos que lleguen al teatro vamos a cuidar que durante los mismos se preserve la integridad física del teatro. También se tendrá muy en cuenta el límite para el voltaje de los equipos de sonido.”

    Para visitar el sitio del Teatro EL Círculo: haga clic aquí


    María Josefina Bertossi
    Rosario – Argentina
    27 de Diciembre de 2004



    Contáctese con la Redacción de Entre Notas




    0 0 votos
    Article Rating
Avisarme de otros comentarios
Avisarme de
guest

0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
COMENTA! Me encantaría conocer tu opiniónx