La sonata D960 de Franz Schubert, en la primera parte, y  Chopin en la segunda, con Estudios 1,5,8,4 del op 10, Barcarolla op 60 y Estudios 1,6,11,12 del op 25, forman el programa que Alexander Panizza interpretará este viernes 25 de agosto a las 20 en la Biblioteca Argetina Dr. Juan Alvarez con ingreso por Pte Roca 731 y con Entrada Libre y Gratuita. El recital se desarrolla en el marco del  Ciclo “Nuestros Maestros”, esta es la quinta función que organiza la Secretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad de Rosario – Artes Musicales en Vivo.

«La sonata de Schubert es la última que escribió el compositor, tiene cuatro movimientos y es una obra muy importante del repertorio romántico en el piano. Tiene momentos de una gran profundidad expresiva y algunas melodías típicamente schubiertianas, cantabile y muy naturales . Y qué decir de los Estudios de Chopin? Combinan desafíos técnicos de una gran precisión y complejidad con un contenido musical que los hace muy interesantes para la sala de concierto», me señala la Dra. Cintia Cristiá, musicóloga.

El pasado 27 de julio, el Maestro Panizza inició una seguidilla de 5 recitales Santa Fe, Caseros, Pilar, Victoria y Rosario con programas dedicados a obras de Schubert, Chopin y Mussorgski,  y además, dos conciertos para piano y orquesta en CCK con  el 3ro de Rachmaninoff con la Orquesta Sinfónica Nacional  (30 de agosto)y el Poema Criollo de Perceval con la Orquesta Nacional de Música Argentina (13 de setiembre).

Recientemente Alexander Panizza se refería al Romaticismo y en particular Schubert y Chopin: «Corriendo el riesgo de sobresimplificar las ya cuestionables categorizaciones históricas (clasicismo, barroco etc) podríamos decir que durante el romanticismo, los compositores buscaron un discurso mas subjetivo, cuyo contenido expresivo se impusiese por encima de las estructuras formales desarrolladas durante el barroco/clasicismo. Esta búsqueda no solo influyó aquellas formas ya en uso durante períodos anteriores, como por ejemplo la forma sonata, sino que también produjo el surgimiento de obras cortas, de gran intensidad emocional, que llegaron a llamarse “piezas de carácter”. Sin lugar a dudas, las figuras de Chopin y Schubert fueron dos de los mejores exponentes de ésta tendencia. Las obras de Chopin que tocaré, si bien tienen títulos como “estudios” y “barcarolle” son excelentes ejemplos de estas piezas de carácter ya que su contenido expresivo va mucho mas allá de aquel contenido en obras de épocas anteriores con similares estructuras. De Schubert, un maestro absoluto de estas piezas, sobretodo en su repertorio de lieder para canto y piano, tocaré un pequeño momento musical y luego haré su gran última sonata D960 que, si bien es una obra grande, moldeada por la enorme influencia en Schubert de Beethoven, de manera similar a una pieza de carácter, cada movimiento plantea un profundo universo psicológico de diferentes estados emocionales, todos relacionados de alguna manera con la muerte, un tema favorito del romanticismo».

Un recuerdo de aquel concierto en el teatro El Círculo
y su obra fuera de programa como regalo que siempre espera el público

 

22 de agosto de 2017
Rosario – Santa Fé – Argentina

 


Deja un comentario