Cintia Cristiá: entre la música y las artes visuales :
Descubriendo a Xul Solar


    Desde la Musicología Cintia Cristiá se ha dedicado al estudio de la vida y obra del argentino Xul Solar, relacionando sus obras con la música. De esta forma no solo dá a conocer con su tesis en La Sorbona y con sus disertaciones, la interesante personalidad del “pintor, poeta y místico” (como lo definiera J.L.Borges), sino también la especialidad de relacionar las Artes Plásticas y la Música a partir de un serio trabajo de investigación interdisciplinario.

    Lic. Cintia Cristiá
    Cintia Cristiá nació en Rosario, en esta ciudad completó el Profesorado Nacional de Música y luego siguió estudiando Musicología en La Soborna. Allí concretó la tesis de Maestría La musique dans la vie et l’oeuvre de Xul Solar (La música en la vida y la obra de Xul Solar), que también desarrolla actualmente como tesis de Doctorado en Historia de la Música y Musicología, especialidad « Música y Artes Visuales », en la Universidad de Paris-Sorbona (Francia).
    En esta entrevista cuenta su descubrimiento del polifacético argentino y Ejemplifica su trabajo sobre las obras de Xul Solar demostrando que “esta especialidad no es la mirada del historiador de arte, ni un estudio analítico de los colores o de las formas sino que va a lo musical en lo pictórico.

    EN: ¿Por qué elegiste la especialidad Música y Artes Plásticas para el doctorado?
    Cintiá Cristiá: Yo aquí en Rosario había hecho el Profesorado de Música, pero ví que me gustaba mucho la investigación, quería seguir musicología pero en la Argentina es bastante complicado por la cuestión de la homologación, y entonces lo que yo había hecho no contaba para nada, dá la casualidad que Alexander Panizza fue becado en París por tres meses, yo hice las averiguaciones en La Sorbona y allí tomaban mi título del Profesorado y con ese título solo tuve que hacer un año de la Licenciatura así después podía seguir una carrera de investigación, después nos fuimos un año, mi esposo a seguir perfeccionamiento en piano y yo a seguir estudiando en la Sorbona, tenía muchas materias, eran alrededor de 24 horas de clase por semana, una de esas materias era Artes Plásticas, que se dictaba una hora por semana y en la que mirábamos diapositivas de obras y la Profesora mostraba la incidencia de la música en esas obras, eran por sobre todo obras del siglo XIX y del XX. A mi ese tema me apasionó, me encantó. Cuando me toco elegir un tema para hacer la maestría dije hago esto, pero quería un tema argentino, porque de las obras europeas hay tanta gente que se ocupa. Así que de casualidad encontré a Xul Solar, es un nombre tan extraño que si lo leés, seguro te acordás.

     Alejandro  Xul Solar, Cinco melodías, 1949, acuarela, 35 x 50 cm, Colección del Museo Xul Solar
    EN:¿Como descubriste a Xul Solar?
    Cintiá Cristiá: Una de mis hermanas estaba estudiando una obra para el colegio y me dijo que tenía un piano de colores, entonces fui al Museo en Buenos Aires y allí además del piano que está en exposición hay unas cuantas obras suyas, con títulos muy relacionados con la música, por ejemplo: «Cinco Melodías» o “Coral Bach”. Le escribí a mi profesora y le dije que quería hacer mi maestría sobre él. A ella le pareció bien porque era un tema nuevo. Hice el Master y me habían quedado muchos puntos sin trabajar, cuanto más leía más cosas salían, entonces insistí para hacer el Doctorado sobre el mismo tema, y la profesora no estaba segura porque debía ser un tema que diera para estudiar durante cuatro años. Más tarde le mostré todo lo que tenía sobre Xul Solar y la convencí. Le mostré el piano de colores, su incursión en un nueva notación musical, entre 15 y 20 cuadros relacionados con la música, y su relación con otros músicos.

    EN: Antes de llegar a esa materia sobre la artes plásticas ¿qué relación habías tenido con la pintura o la escultura?
    Cintiá Cristiá: Fue totalmente intuitivo, el museo fue algo que me gustó siempre, como lugar silencioso y misterioso, nunca estudié arte aquí, en el ‘92 cuando fui con mis padres a Europa recorríamos museos y de esos museos no me quería ir porque allí podía estar con todas las grandes obras en vivo.
    Luego volví a Europa para seguir mis estudios de guitarra, y allí volví a los museos y jugaba a reconocer la época, los estilos, el pintor y así empecé a descubrir el lenguaje de cada estilo. Mi Profesora también me ha preguntado si tenía formación en Arte.

    Xul Solar
    EN: Siendo una figura no muy difundida ¿Cómo fuiste accediendo a la documentación de Xul Solar?
    Cintiá Cristiá: Lo fundamental, es su Museo , que está organizado por una fundación que conserva sus archivos. Tuve mucha suerte, un día hablé con la directora y le expliqué cual iba a ser mi trabajo, pero ya me iba en quince días, cuando escuchó que estudiaba en La Sorbona le interesó, porque a ellos les interesa que llegue la obra de Solar a los ámbitos académicos, entonces me preparó fotocopias, incluídos los cuadernos de música, me regaló los catálogos para que tuviera todas las obras y con eso empecé a estudiar en París, después de ese año cada vez que volvía iba al museo, me recluía allí y por ejemplo el catálogo de las partituras lo hice yo, analicé partitura por partitura, las revisé, observé las anotaciones, por lo tanto trabajé en las fuentes y también consulté las memorias de Juan Carlos Paz que hace mención a Xul Solar, esto me lo había señalado ya Jorge Horst . Así que lo consulté a Omar Corrado que hizo su tesis sobre Paz. También me enteré que Solar había estado en relación con el grupo Renovación , esto me lo comentó Guillermo Scarabino quien también escribió un libro sobre el grupo renovación y con todo esa información pude reconstruir la relación con esos músicos y otros que me han quedado en suspenso como Guastavino, Athualpa Yupanqui (sería interesante saberlo porque Yupanqui, por ejemplo, tenía interés en lo cósmico).

    EN: Entonces en ese punto tenés años para seguir trabajando…
    Cintiá Cristiá: En realidad hay tan poco hecho. Sobre su música, nada y sobre Xul Solar como personalidad, muy poco. Sobre Picasso, Matisse etc. hay muchas tesis… sobre Xul hay una monografía, después hay libros que comentan alguna obra, hay una tesis en EEUU sobre Solar y Girondo. Pero no ha habido tantos que vayan a los cuadros y los analicen, el mensaje de Xul está en los cuadros.

    EN: Cuando tenés que abordar un tema como el de Xul Solar, más alla de la música y las artes plásticas, tenés que hacer un trabajo interdisciplinario, ¿que otras disciplinas te ayudaron para el trabajo?
    Cintiá Cristiá: Bueno la literatura, entra en tercer lugar después de la música y la pintura, porque Xul escribía e inventó un idioma, el neo criollo.
    Al volver de Europa, donde se había nutrido no solo de arte sino también de idiomas, ya su padre hablaba alemán y su madre, italiano. Durante su estadía en Europa se puso en contacto con círculos de ciencias ocultas, asistió a una conferencia de Rudolf Steiner, a quien el leía mucho. Cuando vuelve en 1924 se vé con Borges, y justamente una de las investigaciones que estaban haciendo Borges y su grupo de vanguardia de los años 20, era sobre le lenguaje de los argentinos. Por su lado, Xul ya había empezado a simplificar la escritura, basándose en la escritura del alemán o el inglés que juntan palabras para hacer una. Por eso en su “neocriollo” decía “Sanchau” , algo así como despedirse santamente. También inventó la panlengua y el panjuego (un ajedrez astrológico). También meditaba, tenía visiones y las escribía en ese idioma, además muchos de sus cuadros estaban basadas en esas visiones. Precisamente en el museo están trabajando para ligar los poemas que corresponden a alguno de sus cuadros.
    Con respecto a otras disciplinas, tuve que aprender algo de astrología, porque el se consideraba astrólogo, y etnografía. Por ejemplo, en sus cuadros de la década del ‘20 aparecen deidades aztecas.

    EN:¿Dónde se pueden ver la obras de Xul?
    Cintiá Cristiá: En su Museo en Buenos Aires, en el Malba donde hay alrededor de 10 de sus obras, después hay un retrato de Xul Solar en el Museo Castagnino pintado por Petorutti.

    EN:¿Porque usaba ese nombre que no suena argentino?
    Cintiá Cristiá: Xul Solar es la simplificación de sus dos apellidos.
    El de su padre, alemán, Schulz, que venía de la ciudad de Riga, y la madre Solari, de Génova.
    Al dar vuelta Xul, dice Lux que significa luz, y el grupo de renovación lo llamaba, en broma lux, pero si se analiza, Xul Solar sería luz solar, y esto alude a lo que fue el objetivo de su vida, buscar la luz, el conocimiento.


    María Josefina Bertossi
    13 de Noviembre de 2003
    Rosario – Argentina



    Contáctese con la Redacción de Entre Notas [cliq aquí]




    0 0 votos
    Article Rating
Avisarme de otros comentarios
Avisarme de
guest

0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
COMENTA! Me encantaría conocer tu opiniónx