Curso Internacional de Dirección Orquestal
Concierto de Clausura


    Segunda semana del curso y los ensayos con la formación sinfónica, la disciplina, el concierto final, testimonios de tres de los directores participantes.

    Si tuviéramos que sintetizar sobre el contenido de este curso Internacional , cuyas mayores características ya las señalamos en
    Crónica 1
    , podríamos decir que: para ejercer la dirección orquestal no solo se necesitan conocimientos musicales sino también y especialmente: sensatez. Esto es: se dirige no solo a un grupo de músicos sino a un grupo de hombres y mujeres con todos los rasgos y variantes que poseemos los humanos. Por lo tanto, a las soluciones musicales se llega por el camino de lo humano, al fin y al cabo la música es un invento del hombre, tal vez el más bello.
    Para nosotros ese fue el concepto que prevaleció en cada una de las charlas posteriores a los ensayos en los que con gran tacto, el Dr. Donald Portnoy señalaba a sus alumnos directores aquellas cuestiones técnicas, rítmicas, de postura, de relación con los instrumentistas que debían mejorarse con el fin de conseguir una mejor respuesta de las orquestas que en un futuro les tocare dirigir.
    Los participantes activos fueron los directores: Derek Edward Weston, Matoon (Illinois); Malcom Brashear, Philadephia, (Pennsylvania); Chistopher Cicconi, Phoenix, (Arizona); Lynn Fuller, Columbia, (South Carolina); David Fanning (Washington DC), Rafael Irizarry, San Juan de Puerto Rico; Claire Bacher, Alberta, (Canadá) y los argentinos (de Buenos Aires) Sebastián Cohen, Andrea Mijailovsky y Lucía Zzicos. Este grupo de directores activos, era sumamente estudioso, atento y concentrado en su trabajo, por lo tanto para quienes fuimos oyentes del curso esa actitud fue también muy apreciada.
    También fue simpático escuchar a uno de ellos ( Malcolm Brashear) supliendo a un percusionista con un triángulo en un movimiento de la obra de Tchaikovsky o a Rafael Irizarry tocando el corno en la última parte del concierto final.

    Disciplina y humor
    Después de cada ensayo resultaron muy interesantes los comentarios del maestro Portnoy, no solo sus correcciones sino las respuestas a algunas de las preocupaciones de los directores. El tema de la disciplina fue recurrente, evidentemente es un punto que preocupa a muchos músicos en distintos lugares del mundo. Quienes hemos pertenecido a agrupaciones musicales de cierto número de músicos, nos consta que no es una cuestión menor. Y al parecer no lo es tampoco para Donald Portnoy quien en una de sus charlas contó anécdotas de organismos famosos sobre la cuestión disciplinaria que hicieron reir a los presentes, como por ejemplo aquélla que pertenece a una de las Orquestas Filarmónicas más prestigiosas del mundo (cuyo nombre mantendremos en reserva) que cuenta que entre bambalinas antes de entrar al escenario hay un cartel que dice: “Señores Músicos: para las funciones se ruega usar medias negras”.

    Concierto de Clausura
    En el concierto final se escucharon las siguientes obras: El Barbero de Sevilla (Obertura)de Rossini, Capricho Español de Rimsky Korsakov y Sinfonía Nº 4 de Tchaikowsky.
    Por ser un concierto de características académicas creemos que no nos corresponde emitir juicios de valor sobre el desempeño de los directores, claro está que cada uno actuó de manera diferente siendo aquellos de mayor experiencia en el podio, los que demostraron más aplomo y seguridad a la hora de usar la batuta y pedirle dinámica a la orquesta.
    Sin embargo sería injusto no hacer mención sobre la buena actuación de la Orquesta Sinfónica Provincial de Rosario , actor fundamental (leer abajo testimonios) de este curso de dos semanas que tuvo que responder en poco tiempo a una forma de trabajo distinto, destacándose la actuación del concertino Rodolfo Marchesini, en los solos de violín y liderando la colaboración de las cuerdas en el trabajo con los directores. Así también tuvieron una performance importante los solistas de vientos.

    Testimonios
    De los diez participantes activos decidimos entrevistar a tres de ellos formulándoles tres preguntas:
    1. ¿Por qué decidieron hacer un curso como este en Rosario, en la Argentina? 2. Qué actividad regular tienen en sus lugares de origen? 3. ¿Cómo fue esta experiencia?

  • Lynn Fuller, Columbia, South Carolina, (EEUU)
    1. Estar en un país distinto nos dá una única experiencia tanto cultural como musical y creo que todos disfrutamos viajar y trabajar con personas distintas, de distintos lugares del mundo.
    2. En este momento asisto a la escuela de Música en la Universidad de Carolina del Sur, allí trabajo para mi doctorado con el Dr. Portnoy y además he estado trabajado con la orquesta de cuerdas de la High School durante cuatro años.
    3. Para mi creo ha sido una experiencia maravillosa. Creo que aprendí mucho y que mi dirección ha mejorado. En EEUU es complicado conseguir una experiencia para dirigir una orquesta de profesionales porque sus agendas de temporada son muy ajustadas y es casi imposible . Además quisiera agregar que la gente y la cultura en la Argentina ha sido lo mejor de venir aquí.
  • Chistopher Cicconi, Phoenyx, Arizona (EEUU)
    1. Creo que viajar al exterior, especialmente a los músicos y directores les permite ser más eclécticos, lo que quiero decir es que en EEUU hay muchas orquestas pero …con una experiencia como esta voy a comparar, contrastar, ver …y además esta es la primera vez que dirijo fuera de los EEUU.
    2. Hago un número de cosas. Yo he terminado mi carrera en educación y dirección en la Universidad estatal, trabajo con una orquesta y también dirijo ópera allí pero mi principal trabajo, y que amo, es que enseño música en la escuela elemental, con niños de entre 6 y 14 años y además soy invitado a dirigir orquestas de distintos lugares de los EEUU.
    3. Me gustaría volver, estoy enamorado de aquí, la gente de este país en mi experiencia de estas dos semanas me ha ayudado siendo yo extranjero… La primera semana con la orquesta de cuerdas todos fueron muy comprensivos, solícitos y muy positivos. Luego la segunda semana, ya con la orquesta sinfónica, estuvimos haciendo música muy “pesada”, a veces los instrumentistas de viento se cansaban un poco al final de las tres horas como yo, si fuera instrumentista, por eso los entiendo, los respeto, por eso de nuevo trabajar con ellos fue bueno y los quince minutos que teníamos nos servían para dirigir, para que nos hicieran el informe, y durante esos pocos minutos con cada director los músicos de la orquesta colaboraron, y eso es algo que nunca olvidaré.
  • Rafael Irizarry, San Juan de Puerto Rico.
    1. Estudié con el maestro Portnoy en la primera mitad de los 90 durante cuatro veranos consecutivos, originariamente este curso estaba pautado para llevarse a cabo en la República China, pero debido a la urgencia del catarro endemoniado (se refiere al SARS) Portnoy se puso de acuerdo con el maestro Juan Rodríguez ( quien también fue alumno suyo) y acordaron mover la actividad hacia Rosario. Claro el catarro se fue tan misteriosamente como llegó y nos ha resultado tan beneficioso hacerlo aquí como ir a China, inclusive tenemos que admitir que los gastos han sido menores. Para mi como hispano parlante prevalece el reto de tratar con una orquesta que no me conoce, hablamos español pero no el mismo español. Ha sido una experiencia extremadamente beneficiosa y coincidimos también en que la colaboración de la orquesta ha sido indispensable para el éxito de esta actividad y tenemos que transmitir al maestro Rodríguez por posibilitar de forma tan presurosa esta actividad en Rosario.
    2. Yo soy docente en el Conservatorio de Puerto Rico, donde dirijo la banda sinfónica del Conservatorio, también soy ejecutante del corno en la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico y además enseño en una de las instituciones más afamadas de Puerto Rico como lo es el coro de Niños de San Juan. Mi desempeño como director se ha desarrollado dentro y fuera de Puerto Rico, he tenido el privilegio de que tres directores musicales de nuestra orquesta consecutivamente hayan permitido que yo trabaje como director, y he tenido la posibilidad de dirigir en EEUU, Europa, Centro América y si bien he dirigido en Sudamérica, Venezuela, nunca lo había hecho en el Cono Sur.
    3. Hemos podido recoger una gran cantidad de información, observar (permanecerán anónimos por asuntos de ética) personas que tienen una promesa extraordinaria, inclusive algunas personas de Argentina, y tengo la impresión que de aquí saldrán algunos colegas para los cuales estaré tocando en los próximos años en alguna orquesta. Reitero mi agradecimiento a los músicos de la orquesta.

  • María Josefina Bertossi
    Rosario – Argentina
    23 de Agosto de 2003




    Contáctese con la Redacción de Entre Notas [cliq aquí]




    0 0 votos
    Article Rating
Avisarme de otros comentarios
Avisarme de
guest

0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
COMENTA! Me encantaría conocer tu opiniónx