Alejandro Sandler:
trompetista y esencialmente músico


    Alejandro Sandler
    Llegó a París en el 2001 para estudiar en el Conservatorio de Montreuil donde hoy realiza su perfeccionamiento luego de haber obtenido el Primer Premio de su clase al finalizar el Ciclo Superior. Mientras prepara los dos conciertos para Rosario junto a la Orques de Cámara Municipal dirigida por el maestro Roberto Fabbroni, cuenta su experiencia en Francia y sus clases con el legendario Pierre Thibaud.

    Alejandro Sandler es rosarino, trompetista, y podemos decir que lo vimos crecer, porque más de unos de los que participamos en uno de esos conciertos de Navidad tradicionales del Pro Música frente al Museo Castagnino, seguramente recuerda a uno de los dos niños que tocaba la trompeta acompañando al coro en un fragmento de Judas Macabeo de Händel. Aquella vez nos emocionaba ver y escuchar a alguien con poca edad tocar tan eficiente y con responsablilidad su parte. Hoy ya ha terminado su ciclo Superior en el Conservatorio Montreuil en París (donde llegó becado por el Mozarteum Argentino), sigue perfeccionándose y nos emociona saber que su formación le permite estar en contacto con los nombre más prestigiosos de la trompeta en el mundo.
    Dos conciertos junto a la Orquesta de Cámara Municipal dirigida por Roberto Fabbroni, lo aguardan en Rosario.
    (consultar Agenda 2003)
    EL 18 de Julio tocará en la Bolsa de Comercio de Rosario “junto a Fernando Ciancio, trompeta de la Filarmónica de Buenos Aires, dos conciertos dobles, uno de Manfredini y una sonata doble de Vivaldi, que es inédita, de la que hemos rescatado la partitura en Francia.El 13 de Agosto participaré de otro concierto en el Teatro el Círculo (consultar Agenda 2003)con el pianista Alexander Panizza , se trata de una obra de Shostakovich, para orquesta, trompeta y piano. Cuando él tocó un concierto de Brahms en el Colón yo estaba contratado en la Filarmónica y nos conocemos de vista, pero cuando me dijeron que el solista sería Panizza me pareció fantástico. Además es una obra desafiante para todos.

    E.N.:¿Qué has hecho en estos dos años desde tu llegada por primera a París?
    A.S.: Yo trabajé uno año con Eric Aubier (discípulo de Maurice André) en el Conservatorio de Montreuil y Rueil Mailmason, y al mismo tiempo rendí en el Conservatorio París-Gennevilliers, que es donde estaba Jean Jacques Gaudón (solista del Ensamble contemporáneo de Pierre Boulez). Estando allí me dí cuenta que había muchas puertas abiertas, y rendí para varios conservatorios, me fue bien y después elegí en cuales seguir. Hoy sigo con Gaudón y por él conocí a Pierre Thibaud, mi otro profesor.

    E.N.:¿Podrías contar quien es Pierre Thibaud?
    A.S.:Es un maestro legendario de la trompeta, es profesor honorario del conservatorio de París, y con él han estudiado los grandes solistas de trompeta que hay en el mundo. Tiene 74 años, ha sido solista de la ópera de París, solista de la Filarmónica de Israel con Zubin Mehta Lo cierto es que él no toma muchos alumnos, tiene uno de Israel, un venezolano que es la primera trompeta de la orquesta de Venezuela, y un solista de Escocia de excelente nivel.
    A él lo llaman muchos trompetistas que se interesan por trabajar con él, pero él dice que hay que ver la esencia de las personas porque trompetistas hay en todos lados y muchos. Cuando lo llamé le dije que yo conocía sus libros porque en la Argentina se trabajaba con ellos y que incluso las traducciones las hacía mi primer maestro de Trompeta, Tealdi, y si bien él ha estado por todas partes del mundo se sorprendió que su método haya llegado tan lejos. Digamos que Thibaud es la base de la trompeta moderna francesa y André de la Barroca. Además son íntimos amigos.

    E.N.: ¿Así como los gambistas añoran estar en Basilea , o el cantante de ópera quiere estudiar en Verona, París es algo así para los trompetistas?
    A.S.: Si es Así. Para mi la cuna de la trompeta es culturalmente europea, Francia, Alemánia, Inglaterra y EEUU, y ahora hay una gran comunicación entre esas escuelas, tal vez no tanto entre la escuela alemana y la vienesa. El otro gran maestro de la trompeta en EEUU es Thomas Stevens, con quien Thibaud mantiene amistad, se reúnen continuamente porque son estudiosos de la trompeta.

    E.N.: ¿Con Thibaud que trompeta estás trabajando?

    A.S.: Las clases con él son siempre de unas cuatro horas, donde se trabaja muy inteligentemente, él te en seña como tocar Haydn, Hummel (compositores especiales para la trompeta). El ha aprovechado mucho la técnica de los cantantes, la voz de falsete. En las obras contemporáneas, es sabido que se canta y se toca, y él recomienda esos ejercicios, además de ampliar el registro hacia lo grave incluso con notas de tubo y los sobreagudos. Fue violinista y de cuando compartió conciertos como trompetista nada menos que con Isaac Stern, observó la técnica de éste y tiene una teoría sobre como Stern tocaba con las yemas sin que se les marcaran y eso lo lleva a los labios para el caso de la trompeta.

    E.N.: ¿Y con Gaudon qué estudiás?
    A.S.: Bueno él fue quien me recomendó trabajar con Thibaud, porque entre ellos se comunican mucho, de hecho tocaban juntos en el Ensamble Contemporáneo de Pierre Boulez y mantienen la misma escuela, es decir hay puntos de vista diferentes pero la técnica es una sola.
    Con Gaudon terminé mi ciclo Superior y ahora hago el perfeccionamiento

    E.N.: ¿Además de estudiar en un lugar de tanto movimiento musical que otras actividades tenés?
    A.S.: Tengo alumnos de trompeta de un colegio americano de París y participo en conciertos con orquestas académicas, hay mucho movimiento musical, hay muchos compositores, directores jóvenes. Pero creo que lo más importante ha sido tocar con el Ensamble Contemporáneo 2E2M es el más antiguo de París, ha sido dirigido por Ligeti, Berio, Boulez. Con el ensamble estrenamos obras de compositores contemporáneos y también de Tchaikowsky, Gershwin, Beethoven, y siempre con muy buenos solistas de los que se aprende mucho también.
    Lo que creo es importante saber es a mucos les parece que en Europa todo es más fácil sin embargo, hay muchos músicos, gran nivel y especialización.

    E.N.: ¿A nivel afectivo, lejos de la familia, con un nuevo círculo de gente para tratar como te has manejado?
    A.S.: Yo siempre digo que la esencia de uno está en su ciudad, donde ha compartido años de codearse con la gente, yo le guardo mucho cariño tanto a Rosario como a Buenos Aires, desde que tocaba allí con la Académica. Yo sé que soy uno de los que excepcionalmente no se queja de Rosario o de Buenos Aires, me fue muy bien, siempre con mucho trabajo, tuve posibilidades de tocar con gente como cuando la Académica acompañó a Marta Argerich, o cuando dirigió Kurt Masur, o Rostropovich o hacer las cantatas de Bach con Cristián (Hernández Larguía). Mis compañeros de Conservatorio se sorprenden de la experiencia de haber tocado tantas obras que me dan ventaja para estar en el escenario. Lo que pasa que aquí el trabajo musical no es remunerado como tendría que ser, hay que hacer un esfuerzo grande, y uno aquí no solo es músico, sino también es manager, agente de prensa, copista, etc. En la Argentina hay grandes músicos que no los reconocemos a tiempo. Pero, como dice mi maestro Thibaud, lo importante es la esencia del músico, si realmente amas lo que hacés, hay que ver que pasa adentro de uno, qué tanto uno quiere a la música.

    8 de Julio de 2002
    Rosario- Argentina



    Contáctese con la Redacción de Entre Notas [cliq aquí]




    0 0 votos
    Article Rating
Avisarme de otros comentarios
Avisarme de
guest

0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
COMENTA! Me encantaría conocer tu opiniónx