Virginia Tola: Presente y Futuro de la Opera


    Virginia Tola
    Concierto Virginia Tola (soprano) 1º Función del Abono 91º Temporada Teatro El Círculo- Coro Lirico Pía Malagoli, Director: Mtro. Rubén Coria – Orquesta Sinfónica Provincial de Rosario, Dirección: Mtro Juan Rodríguez . Con las participaciones de Alberto Habelrih (barítono), entre otros.

    “…al fin y al cabo lo más importante es el público…” nos dijo Virginia Tola en la entrevista , y estaba en lo cierto porque el público de Rosario la recibió no con un aplauso de cortesía sino con un sostenido, cálido y reconocedor aplauso apenas llegó al escenario. Probablemente ese recibimiento la haya sorprendido y distraído un poco causándole una equivocación con una repetición sobre el final del aria de “Che faro senza Euridice” de Orfeo y Eurídice de Gluck, un error que no empañó el primer aplauso, esta vez, después de escucharla.
    Luego siguieron: el aria de Donna Elvira “Ah chi mi dice mai” de Don Giovanni de Mozart, en donde colaboraron el bajo Edgardo Rinaldi y el barítono Alberto Habelrih, , en todas se advertía su ductilidad interpretativa. Sabiamente el orden del programa de mano fue alterado para cerrar la primera parte con “Ah Fors’e é lui” y Sempre libera” de la La Traviata, allí lució su trabajada técnica vocal y el conocimiento del personaje. Desde unos metros más atrás, mezclado en la filas de los violines, fluía con claridad la voz de buen timbre del tenor Eduardo Mecozzi.
    En el comienzo de la segunda parte, Virginia Tola junto al coro recrearon la Escena Final del Acto Segundo de Il Pirata para luego seguir con la Obertura de Concierto de El Caranaval Romano de Héctor Berlioz, un color musical distinto que el público recibió con agrado, y que estuvo a cargo de la Orquesta dirigida por Juan Rodríguez. Luego siguió de I Pagliacci de Leoncavallo, la Balatella di Nedda “Qual fiamma avea nel guardo”. Excelente fue el fragmento de Macbeth de Verdi con el Coro di profughi scozzesi “Patria opresa” e “Inno di vittoria e finale” donde la soprano santafesina se vió secundada eficientemente por el coro Pía Malagoli y los tenores Javier y Eduardo Mecozzi. El final del concierto lo marcó la canción española “De España vengo” de El Niño Judío” de Pablo Luna, obra en la que Tola demostró una vez más la razón por la que obtuvo el Premio a la mejor intérprete de Zarzuela en Operalia 2000. Fuera de programa cantó “O mio babbino caro” de la ópera de Puccini que el público aplaudió de pie.

    Hemos presenciado la actuación de una intérprete que ha crecido. A sus condiciones naturales para la música, agregó su trabajo interpretativo logrando que cada aria elegida sea un verdadero fragmento de ópera. La emoción que aparece en su rostro y sus gestos se articulan con su voz carente de vicios y su respeto por cada detalle musical. Sobre el escenario siempre se muestra tranquila, su fina figura nos hace pensar que no podrá albergar el aire necesario para cantar los grandes roles, pero cuando la música llega, llega también su vocación en pleno y nuestra posibilidad de ver de cerca a una gran intérprete de ópera que ocupará en poco tiempo los lugares de los más prestigiosos cantantes.
    Hablar del vestuario puede parecer banal para algunos prejuiciosos, sin embargo, es un aspecto crucial cuando se trata de teatro, de escena y la ópera es también arte dramático. Virginia Tola lo sabe y lo destacó abriendo la primera parte con el color dorado festivo. En la segunda parte eligió una pollera negra y blusa fucsia y en el final cambió por una blusa de encaje negro y mantón para la música española.

    Los soportes

    La noche musical fue inolvidable, y en eso tuvieron también su responsabilidad el maestro Juan Rodríguez frente a la orquesta y muy especialmente Rubén Coria y los integrantes del Coro Lírico Pía Malagoli con sus cuerdas masculinas amalgamadas, la riqueza tímbrica de las voces femeninas, los cantantes preparados, ensayados y, como siempre, atentos para seguir la batuta de distintos directores con gran eficiencia . Queda demostrado que Rosario tiene un coro lírico de nivel, con capacidad para dar el marco musical a una figura internacional y listo para participar en grandes empresas operísiticas. Estos resultados son consecuencia del trabajo de un músico como el maestro Rubén Coria recientemente, y con justicia, premiado con la Lira de Cristal otorgada por la Asociación de Artistas Líricos de Rosario en reconocimiento a su trayectoria.


    María Josefina Bertossi
    10 de Mayo de 2003
    Rosario – Argentina


    Contáctese con la Redacción de Entre Notas [cliq aquí]




    0 0 votos
    Article Rating
Avisarme de otros comentarios
Avisarme de
guest

0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
COMENTA! Me encantaría conocer tu opiniónx