Mujeres al podio (1)

    La Orquesta Sinfónica Provincial de Rosario invitó a dos directoras para dos conciertos de su pretemporada . La primera ha sido Andrea Mijailowsky, quien dirigió a la OSPR el Jueves 25 en el Teatro del Centro Cultural Parque de España, horas antes de la presentación EntreNotas dialogó con ella:

    Andrea Mijailovsky

    “Me siento muy bien de haber recibido esta invitación desde Rosario, porque la orquesta ha estado dirigida por una persona muy capacitada como lo es Juan (Rodríguez) y que la orquesta decida y dé lugar a los jóvenes es lo mejor que puede pasarle a la música porque una orquesta consciente significa que la música clásica va a seguir, no va a ser fácil que esa orquesta se muera, muchas veces los músicos no defienden a la música, se preocupan por lo que tienen en el momento pero no saben que esa silla o ese cargo tiene que quedar para un músico…» así se expresaba sobre la posibilidad de trabajar aquí en Rosario, Andrea Mijailovsky, directora de orquesta, nacida en Berisso (pcia de Buenos Aires). Se ha perfeccionado en piano con los maestros Dora Castro y Paul Train y con Guillermo Scarabino, Pedro I. Calderón, Dominique Fanal, César Ferreyra y Luis María Sciutto en Dirección Orquestal y Coral. Mijailovsky también ha venido trabajando como maestra interna en el Teatro Argentino de La Plata, en el Roma de Avellaneda y en las puestas del Luna Park.

    E.N.:¿Cómo empezó tu relación con la música?
    Andrea Mijailovsky: “Yo tengo un hermano mayor que era pianista y desde muy chiquita empecé a tocar, él me enseñaba y entonces hice lo que se hace en una ciudad chica como Berisso. Fué muy fuerte para mi cuando él dejó de tocar para dedicarse a la arquitectura y luego cuando yo tuve que decidir una carrera no quise alejarme de la música, no sabía muy bien qué, quizás no quería tocar. Me inscribí en Bellas Artes de la Universidad de La Plata, y fui buscando hasta que llegó el momento de decidir, me inscribí en música de cámara y tenía la materia dirección orquestal.”

    E.N.: ¿Cómo te diste cuenta que ibas hacia la dirección?
    A.M.: “Yo me daba cuenta que en las prácticas naturalmente podía dirigir, no me costaba. En el año 93, yo me había casado, mi esposo es bailarín y en la provincia de Tucumán necesitaban un bailarín solista y un asistente de dirección. Y allí decidí dejar la facultad y empezar el oficio. Hacía todo lo que se hace en un teatro desde atrás, desde dirigir, tocar el coro de niños, el coro estable, subtitular ópera. Esa situación un poco nos cansó porque el derecho de piso era grande y entonces decidimos volver a Buenos Aires.”

    E.N.: ¿Cuándo te decidiste por la dirección orquestal, tuviste en cuenta que era un oficio copado por los hombres?
    A.M.: “No, nunca me lo planteé. Solamente una vez, después de volver de Tucumán me llamaron para un concierto y yo estaba nerviosa por saber lo que pasaba, curiosamente fue muy aleccionador porque no había ningún impedimento en ser mujer y esa fue la prueba. Yo supe que podía dirigir el día que dirigí, porque el director puede estudiar pero no tiene en casa el instrumento.”

    La “maestra” Mijailovsky ha dirigido orquestas en Chile y en Brazil y en el año 1999 regresó a Tucumán y se desempeñó como Directora de la Orquesta Estable de la Provincia, oportunidad en la que entre otras cosas, estrenó la Opera Argentina «Lola Mora» basada en la vida de la escultora tucumana: “hice 35 conciertos en cinco meses, tomaba el avión el Lunes y dejaba a mis hijos en Buenos Aires, ese fue un año terrible, artísticamente yo me sentía bien pero como mujer sufrí muchísimo. Y no tanto durante sino cuando terminó el año. Además, el director dependen mucho de los vaivenes políticos, otra vez hubo cambio político, otra vez la orquesta quedó sin director, todo está supeditado a esos cambios. L a primera vez fue muy fuerte y ya después me fui insertando en Buenos aires, yo estoy trabajando mucho en ópera.

    E.N.: ¿En toda esta historia has dirigido música sinfónica, coros, has participado en óperas y también hubo una comedia musical ?
    A.M.: “En Tucumán el Setiembre Musical es muy importantísimo y como hay muchos elencos artísticos decidieron hacer El violinista en el tejado, hasta ese momento yo había trabajado en ópera pero atrás, y ahora tenía que dirigir a los actores que tenían que cantar y los cantantes que tenían que actuar, adaptar la partitura, se trabajó la traducción en castellano, hubo amenaza de bomba el día del estreno, pero hicimos diecisiete funciones a sala llena y para mi fue una experiencia inolvidable.

    E.N.: También te dedicás al subtitulado de las ópera, y de hecho lo has realizado aquí en el teatro El Círculo. En qué lugar del teatro tenés que ubicarte ?
    A.M.: “En El Círculo ha sido muy gracioso. Una señora del público, de repente en el pasillo se encontraban con una persona sentada en el medio con una computadora y un atril, la señora me miraba como inquiriéndome vos que hacés acá si este es mi pasillo. después se dió cuenta que favorecía al espectáculo. Es un trabajo artesanal yo tengo que poner el libreto en un programa común y lo voy fraccionando para que cuando el cantante diga crudele, se lea cruel. Esto me obliga a estudiar ópera y a conocerlas mucho.

    E.N.: Supongo que para ese trabajo se necesita un músico.
    A.M.: “Si, por que es una tarea muy específica, me lleva mucho tiempo elaborarlo, y a su vez tengo que estar muy atenta, si bien hay cosas que no las puedo solucionar, si un cantante se equivoca la letra o dice otro nombre, ya eso no lo puedo cambiar. Me gusta mucho hacerlo y de hecho lo estoy haciendo en el Argentino de la Plata , en el Margarita Xirgu, en producciones independientes. En realidad empezó por casualidad, en el Colón había un aparato muy costoso inaccesible, por ejemplo para Tucumán, allí una vez me preguntaron si me animaba hacerlo con una computadora y con unos técnicos que participaban de la campaña política, nos pusimos a ver, y lo hice con Don Giovanni, hace 10 años.”

    E.N.: ¿Qué edades tienen tu hijos?
    A.M.: “Tengo dos hijos de 10 y 8 años y me siento muy orgullosa de mis hijos, porque yo cuando estudiaba tenía temor de cómo hacer para trabajar y atenderlos, y ellos me dieron la gran enseñanza que demuestra que ser madre no te impide nada. Además ellos se adaptan, y mi esposo también colabora.”


    María Josefina Bertossi
    Rosario – Argentina
    27 de Marzo de 2004



    Contáctese con la Redacción de Entre Notas [cliq aquí]

0 0 votos
Article Rating
Avisarme de otros comentarios
Avisarme de
guest

0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
COMENTA! Me encantaría conocer tu opiniónx