Séptima Función del Mozarteum:
Inolvidable noche de danza clásica


    Boca, Guerra, Herrera, Urlezaga son los nombres de la danza que más suenan en los medios de comunicación y los que representan esa disciplina en el exterior, y esto es por mérito, por todo lo que supieron conseguir, pero hay otros nombres en la danza que merecen ser tenidos en cuenta por su trabajo y sus resultados, felizmente esos nombres estuvieron en Rosario, a instancias del Mozarteum Argentino Filial Rosario. Algunos de ellos pertenecen al Cuerpo Estable del Teatro Colón, en ese escenario no tienen un número de actuaciones como debería ser y por eso numeroso público de Rosario no perdió la oportunidad de verlos, admirarlos y ovacionarlos.

    Ficha técnica:

    Luis Ortigoza (Argentina) y Lidia Olmos (Chile)
    Séptima Función del Mozarteum Argentino- Filial Rosario:Gala Internacional de Ballet con los primeros Bailarines del ballet de Santiago de Chile y del Teatro Colón (Luis Ortigoza Lidia Olmos (primeros bailarines), Maricel Dimitri, Silvina Vaccarelli, Karina Olmedo, Alejandro Parente, Leandro Reale, Juan Pablo Ledo). Programa. Dirección: Mario Galizzi Jueves 12 de Agosto. Fundación Astengo

    Se trató de cuatro parejas de bailarines, la primera en abrir la función la que formaron Maricel Dimitri y Alejandro Parente en el Pas de Deux de La Sílfide. Obra etérea, de figuras esfumándose, de movimientos suaves, pausada, ideal para el lucimiento de Dimitri dueña de un temperamento tranquilo como si no existiese para ella otra forma de habitar este mundo que sobre las puntas y con sus brazos expresivos abarcando todo el escenario. Luego en la segunda parte, una fragmento con otro carácter, La Esmeralda, donde la bailarina hizo una versión tan personal y exquisita, siempre junto a Alejandro Parente, (se perfeccionó en el American Ballet de Nueva York) siempre eficiente a la hora de acompañar a la bailarina y destacándose en sus solos con precisión y postura.
    Sin duda la pareja más aplaudida fue la de Silvina Vaccarelli y Leandro Reale, primero con un gracioso y coordinado pasaje de Taurina (música de Massenet), y luego con el Corsario donde Reale lució su saltos y arabesques perfectos aún cuando tenía que calcular una boca de escenario de menores dimensiones.
    Karina Olmedo y Juan Pablo Ledo se destacaron especialmente con Don Quijote y sus impecables fouetté.
    La chilena Lidia Olmos formó pareja con Luis Oritgoza para Nuestros Valses y luego sobre el final con Diana y Acteón, los grandes aplausos fueron dirigidos al rol masculino, Ortigoza mostró todo su talento y cualidades excepcionales para la danza.

    Hace unos cuantos años cuando asistíamos a este tipo de funciones era difícil encontrar un nivel técnico parejo entre las mujeres y los hombres, tanto que la diferencia determinaba un recorte en los programas, y las bailarinas se llevaban la ovación. Felizmente eso se ha transformado, y como sucedió en esta función que comentamos, los hombres no solo estuvieron al mismo nivel da las “ballerinas” sino que por momentos las superaron, y arrancaron los aplausos y sus nombres voceados por el público (en su mayoría adolescentes amantes y practicantes de la danza clásica en Rosario). Un trabajo masculino, de caídas perfectas, de elevaciones y suspensiones increíbles, que parecen inspirarse en la imagen legendaria, masculina, trabajada y fuerte de Vassiliev.


    María Josefina Bertossi
    Rosario – Argentina
    14 de Agosto de 2004



    Contáctese con la Redacción de Entre Notas [click aquí]

0 0 votos
Article Rating
Avisarme de otros comentarios
Avisarme de
guest

0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
COMENTA! Me encantaría conocer tu opiniónx