El maestro Claudio Morla dirige desde hace 10 años el el Pro Musica Gregoriana
y en el plan de trabajo del corriente año, entre otros objetivos, figura la grabación de un CD con piezas que además serán tomadas de verdaderos códices existentes en nuestro país, como por ejemplo aquello que se cantaba a tres cuadras del Cabildo, cuando todavía no se soñaba con la revolución de Mayo.

Para saber de qué se trata el canto gregoriano y el trabajo del Pro Musica gregoriana entrevistamos el maestro Claudio Morla para interesar a futuros coreutas en esta actividad.

¿A qué se llama canto gregoriano?
Claudio Morla: El gregoriano es la música de la Liturgia católica en la época de la alta edad media: tiene más de mil doscientos años de existencia. Lo extraordinario es que durante todo ese tiempo se siguió cantando (de una u otra manera) y hoy en día disponemos de todos materiales. Así que podemos recrear distintos repertorio del gregoriano en distintas épocas y regiones. Además ha sido el vínculo con el resto de la Música de Occidente, todos los desarrollos medievales están ligados al gregoriano.

¿Qué requisitos se necesita para integrar el Pro Musica Gregoriana?

Claudio Morla: El primero y el más importante es tener curiosidad por esta amplísima rama de la música medieval; nosotros no solo cantamos gregoriano, sino que reconstruimos repertorios posibles y tratamos de darle a los interesados, todo el contexto necesario para comprender textos y maneras de pensar y de sentir anteriores al primer milenio.
Por supuesto, cuanto más experiencia coral tengan mejor son bienvenidos, tanto mujeres como varones.

¿Qué características tienen las obras que se han planeado para este año y
porque se las ha elegido para el 2006?

Claudio Morla: Nuestro objetivo es hacer oír distintas vertientes de este repertorio tan vasto. Quizás el plan más importantes del año será grabar un CD con piezas del antiguo uso del franciscano, piezas que además serán tomadas de verdaderos códices existentes en nuestro país desde la época de la colonia. Trataremos de mostrar qué se cantaba en el convento de San Francisco, a tres cuadras del Cabildo, cuando todavía no se soñaba siquiera en la revolución de Mayo.

¿Cómo han sido estos 10 años de trabajo?

Claudio Morla: Muy fructíferos y muy diversos también. Es mucho lo que se puede aprender lanzándose a explorar repertorios no hechos nunca en Rosario -ni por otra parte, en Buenos Aires- teniendo como única limitación el poco tiempo que significa un solo ensayo semanal. Hay material documental como para seguir trabajando hasta que seamos todos viejitos.

. Informes e inscripción en Pro Musica Gregoriana

. Informes e inscripción en Pro Musica Gregoriana


María Josefina Bertossi
Rosario – Argentina
30 de Junio de 2006


Deja un comentario