Curzco IEste Domingo 24 de julio a las 19  en el Museo Castagnino – Bvard Oroño y AV. Pellegrini  y dentro del Ciclo “Jóvenes profesionales” que organiza la Secretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad de Rosario el «Ensamble Fiori Musicali »  interpretará Música francesa e italiana de los siglos XVII y XVIII bajo el título: El Siglo de Oro en la América – Villancicos de Juan de Araujo.

Cuzco IIEnsamble Fiori Musicali
Adriana Sansone, soprano
María de los Ángeles Novau, soprano
Adriana Farina, mezzosoprano
Andrés Novero, tenor
Juan Carlos Saez, tenor
Pablo Mantero, viola da gamba
Mario Alarcón, guitarra barroca
Eduardo Cáceres, tiorba y guitarra barroca
Javier Moglione, tiorba y vihuela
Sergio Pelacani, clave

Artistas invitados
Ensamble vocal “Sine Die”
Integrantes: Lucia Fernandez, Virginia Manfredi, Sopranos / Ma. Luján Perotti, Cecilia McDonell, Mezzosoprano / Andrés Valero, tenor / Pablo Liñán, Nicolás Toneatto, Barítonos

Programa
-Juan de Araujo (1646-1712), Archivo Nacional de Bolivia
Por celebrar del infante
Al llanto más tierno
Cayósele al alba
Avecillas Sonoras
Ruiseñor que en blandas armonías
¡Oh, qué bien se suspenden los cielos!
Antonio Martín y Coll, Flores de Música, 1709
Diferencias sobre la folia, Antonio Martín y Coll, arreglo para viola da gamba y continuo
Tomás de Torrejón y Velasco (1644-1728), Archivo del Seminario de San Antonio Abad en el Cuzco
Desvelado dueño mío
Anónimo, Códice de Fray Gregorio de Zuola
Entre dos álamos verdes
Juan de Araujo, Archivo del Seminario de San Antonio Abad en el Cuzco
Recordad Jilguerillos

Alarma valiente, Jácara Romance a San Ignacio de Loyola

Juan de Araujo nació en Villafranca de los Barros (Extremadura, España) en 1648 y muere en Sucre (Bolivia) en 1972. Llega a Lima muy pequeño con su padre que era funcionario del virrey Conde de Lemos y entra en la Universidad de San Marcos. Se presume que estudió música con Tomás de Torrejón y Velasco, pero no existe certeza de ello. Viajó luego a Panamá donde consta su estadía como Maestro de Capilla en la catedral. Al volver a Lima hacia 1762 recibe las órdenes sacerdotales y es nombrado Maestro de Capilla en la catedral, puesto que ejerce hasta 1676, siendo su sucesor en el cargo Torrejón. Se menciona su paso por la catedral de Cuzco y en 1680 va a la de Sucre, donde permanece hasta su muerte.
[…] La presencia de Araujo en Sucre coincide con el periodo más opulento de la Audiencia de Charcas, de la que Sucre era su capital. Más de treinta años de trabajo en esa ciudad dan como resultado una extraordinaria producción. Catalogamos 158 obras de las que se afirma su autoría, pero en Sucre y en otros repositorios americanos existen sin duda muchas composiciones suyas que figuran como anónimas. Sólo un estudio detenido de esos manuscritos podrá develar, en lenta y apasionante tarea, esta hipótesis. Es evidente que la obra de Araujo perduró en el tiempo, lo prueban las ejecuciones posteriores que se inscriben en las portadas, aquellas que tienen doble texto para otra festividad, los agregados de instrumentos en copias fechas a fin de siglo y las variantes melódicas en la que se consigna su nombre. Como si estas evidencias fueran pocas, las composiciones del archivo de Moxos dan un aval irrefutable: en 1929 se seguían cantando.” (García Muñoz, Carmen: Juan de Araujo, Antología, 1991)

 

20 de julio de 2016
Rosario – Santa Fé – Argentina


Deja un comentario