La compositora Patricia Rabiosi
“Tres voces en un canto” es el título que eligió la compositora Patricia Rabiosi para su cantata escénica basada en textos de Santa Teresa de Jesús y Sor Juana Inés de la Cruz, dos mujeres cuyas personalidades se diferenciaron en sus épocas y en sus vocaciones. El estreno mundial se llevó a cabo en el mes de Noviembre de 2003, ahora en la Temporada 2005 la reposición tendrá lugar en la sala de lectura de la Biblioteca Argentina, el 28 de Mayo, a las 20 con entrada libre y gratuita. Solistas: Maru Gayol yMaría Josefina Bertossi – Ensamble vocal dirigido por Juan Carlos Sáez

Sobre la motivación de su trabajo la compositora escribió el siguiente artículo para Entre Notas.

Tres Voces en un canto
Cantata Escénica de Patricia Rabbiosi
Textos de Santa Teresa de Jesús y Sor Juana Inés de la Cruz
Dos mezzosopranos, grupo vocal, una actriz y textos en off

Escena de la Cantata Tres Voces en un canto

A la hora de elegir un texto para componer una obra puede suceder que la belleza encerrada en él produzca que la música surja espontánea, fluida y hasta desbordante.
Al conocer los textos de Sor Juana Inés de la Cruz (México, 1651-1695) y de Santa Teresa de Jesús (Avila, España, 1515-1582) definitivamente sentí que debían ser musicalizados y, luego, casi como por arte de magia, las líneas melódicas fueron surgiendo solas. De hecho nadie podría negarse a la seducción de un soneto que dice: “Detente, sombra de mi bien esquivo, imagen del hechizo que más quiero, bella ilusión por quien alegre muero, dulce ficción por quien penosa vivo”. Si quedara una duda, todavía, avanzamos y la resistencia cede ante: “Si acaso me contradigo en este confuso error, aquel que tuviere amor entenderá lo que digo”. Luego la Redondilla V aparece altiva e imponente diciendo: “Hombres necios que acusáis a la mujer sin razón, sin ver que sois la ocasión de lo mismo que culpáis”. A esta altura no se puede más que tomar papel y lápiz y “dejar que las musas trabajen”.
 Escena de la Cantata Tres Voces en un canto

El objetivo primordial de esta “cantata escénica” (por definirla de alguna manera) es dar al público la posibilidad de “escuchar” estos textos, que son clásicos de la literatura hispana y muy admirados por la gente de Letras, pero menos frecuentes en obras musicales.
Menos frecuente aún es reunir a estas dos mujeres.
De Santa Teresa de Jesús son tan soberbios sus escritos como su vida. “¡Oh Rey de gloria, y Señor de todos los reyes! Con mirar vuestra persona, se ve luego que sois solo el que merecéis que os llamen Señor”. Así define ella al Ser que hace que sus virtudes como religiosa se vean engrandecidas por sus experiencias místicas. “¡Oh Señor mío! ¡Oh Rey mío! ¡Quién supiera ahora representar la majestad que tenéis! Es imposible dejar de ver que sois grande Emperador en Vos mesmo, que espanta mirar esta majestad: más, más espanta, Señor mío, mirar con ella vuestra humildad, y el amor que mostráis a una como yo…”.

El desafío de musicalizar estos textos
 Escena de la Cantata Tres Voces en un canto
Dadas las características de la obra, donde las palabras tienen un protagonismo primordial, las líneas melódicas deben ser muy sencillas de asimilar. Deben actuar como soportes que puedan conducir esos textos desligando al oyente de la necesidad de prestar atención a la textura o la forma. En todo caso, la música debe constituirse en el vehículo para que la belleza y contundencia de los textos sean mejor captados. Por ello he optado por un estilo con líneas muy melódicas.
Las piezas están compuestas por cantos solistas, dos dúos, y una obra a tres voces. Dos Redondillas en vivo, interpretadas por una actriz, y textos grabados que se escuchan en off. Acompañan obras en estilo renacentista interpretadas por un grupo vocal, y el Pater Noster recitado por el grupo.
En el transcurso de la cantata se va produciendo el encuentro entre Sor Juana y Santa Teresa, relacionándose mediante los textos. Se establece como un juego entre ambas mientras se “dicen” y “nos” dicen sus palabras. La obra está diseñada de manera que haya una complicidad entre los personajes que se desplazan para acercarse al público.

Dos mujeres unidas por la música
 Escena de la Cantata Tres Voces en un canto

Los textos elegidos nos ponen frente a dos paradigmas. Dos mujeres con actitudes casi extremas.
Sor Juana Inés de la Cruz, Décima Musa y Fénix de México.
Santa Teresa de Jesús, Patrona de España y Doctora de la Iglesia Católica.
La obra presenta la relación entre la cotidianeidad de las luchas mundanas y la sublimación de éstas, desde dos puntos de vista, los de Santa Teresa de Jesús y Sor Juana Inés de la Cruz. El misticismo y la razón, lo sobrenatural y lo mundano. En ellas el poder de la palabra está mas allá de las palabras mismas. Más allá de su vinculación como religiosas observamos la virtud y la fe en una, y en otra la búsqueda permanente de la inteligencia y la razón, sin exceptuar los vaivenes de la desesperanza y el amor. En un momento se encuentran, despojadas de sus hábitos de religiosas, exponiendo los mismos planteos, desde una posición de mujeres comunes.
La fuerza de los textos se acentúa con las interpretaciones y la ambientación austera y despojada. Esto posibilita llegar a quien la escuche y la vea, de una manera muy directa y hace que los textos cobren vida, apoyados en el desplazamiento de los intérpretes.


Patricia Rabbiosi
compositora
Rosario- Argentina
21 de Octubre de 2003


 Escena de la Cantata Tres Voces en un canto

Rosario- Argentina
21 de Mayo de 2005

0 0 votos
Article Rating
Avisarme de otros comentarios
Avisarme de
guest

0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
COMENTA! Me encantaría conocer tu opiniónx