Durante mucho tiempo desde que era una niña, creo, escuché hablar del largo camino del tango hacia su extinción. Seguramente ese camino existió hasta que aparecieron, primero, los productores de espectáculos tangueros para el exterior y luego, los jóvenes, los veinteañeros que desde hace poco más de 10 años se afirman en los escenarios del tango con el mejor nivel y con una actualización del género sorprendente. Ese es el caso de una de las formaciones que se han dado en Rosario, como La Máquina Invisible que el jueves 16, on streaming desde el escenario del Complejo Cultural Atlas, estarán adelantando algo del material que se incluirá en su segundo disco y también, proponiendo interacción con el público a través de la comunicación digital. ¿Tango nuevo?  ¿Tango contemporáneo? «Hacemos un repertorio intenso,  un repertorio con estilo joven . . . tango para escuchar» nos dice Manuel Martínez Serra, pianista, uno de los compositores y arregladores del quinteto, en una entrevista (en el enlace a You tube) en la que también señalamos la formación inicial de la mayoría de sus integrantes en la educación pública municipal.

Los Integrantes de La máquina Invisible que se formó en 2013 en Rosario, son Manuel Martinez Serra en piano, composición y arreglos; Pablo Galimberti en violín, composición y arreglos; Guido Gavazza en bandoneón y composición; Julian Cicerchia en guitarra; Mauro Rodríguez en Contrabajo y Gisela Stival en voz y composición.

 

 

 

Para la función del jueves 16 el enlace es el Canal de You tube del Cine Cultural Atlas

Será una función con sorpresas, diálogo con el público entre otras, porque buscan que sea distinto a un concierto presencial, que sea dinámico.

OFF the record, no tan OFF

Cuando comenzó la entrevista le comentaba a Manuel que conocía a algunos de los integrantes de La Máquina Invisible porque los había visto en sus infancias en las muestras del método Suzuki de la Escuela Municipal de Música : «Ahí en la Escuela  Municipal conocí a los chicos de La Máquina, ese fue el ambiente donde nos fuimos conociendo. Fue ese el espacio y el área del Taller del Método Suzuki, arrancamos a estudiar en ese ambiente, con sus profesores, con su metodología y producto de ese ambiente empezamos a tocar juntos. La Escuela Municipal cumplió, sin dudas, un rol fundamental en la creación del grupo. Luego, siempre la Escuela fue muy generosa con nosotros, tuvimos espacios para ensayar cuando nos quedábamos sin espacio, apoyo institucional y mantenemos una excelente relación con su personal y con Carlos Casazza.»

No puedo evitar la reflexión y señalar, una vez más que con este ejemplo de La Máquina Invisible y sus logros,  y con otros ejemplos de músicos ya profesionales, se acrecienta la importancia de una Escuela de Música del estado municipal donde se enseña, entre otros,  un Método que en muchos otros lugares del mundo es oneroso, mientras que aquí se accede gratuitamente en un espacio público. Fuimos testigos de aquellos comienzos con quienes hoy ya son jóvenes adultos y por todo esto aquí contamos que la misión fue cumplida, se sigue y seguirá cumpliendo.

 

María Josefina Bertossi
12 de julio de 2020
Rosario – Santa Fe – Argentina

 


Deja un comentario