A través del texto que especialmente, el músico Federico Miyara nos escribiera para esta publicación, vaya nuestro homenaje para la recientemente fallecida, pianista y docente, Alicia Correas.
«Nacida en 1937, según sus propias palabras, en una casa de artistas, Alicia Correas co-menzó a estudiar piano a los tres años y medio, y lo hizo con tanta seriedad y entusiasmo que con apenas cinco años debutaría dando su primer concierto público. Era el comienzo de una larga e ininterrumpida trayectoria, subiendo a los más diversos escenarios de Ar-gentina, Latinoamérica y Europa durante casi ocho décadas.


Se formó con Juan Bautista Gaggero en Rosario y Lía Cimaglia Espinosa en Buenos Aires. En 1971 fue, además, becaria del Instituto de Cultura Hispánica para estudiar Historia del Arte con el insigne compositor español Joaquín Rodrigo, de quien fue además ayudante de cátedra. Completó su formación en armonía, composición y contrapunto con Nicolás Mignogna, Luis Ángel Machado y Guillermo Scarabino, y en historia de la música con el maestro Carlos Suffern.

Su pasión por la música fue tal que al egresar de la escuela secundaria y aún habiendo aprobado con honores el ingreso a la carrera de Derecho en la Universidad Nacional del Litoral, determina que su camino es otro: la música y la docencia. Fue primero maestra de escuela primaria para luego abordar la enseñanza de piano y la historia de la música en diversas instituciones, tales como la Biblioteca Vigil, las Escuelas Nacional de Música y de Danza, luego transferidas al ámbito provincial, y la Escuela Municipal de Música. Paralelamente ha enseñado a numerosos discípulos en forma particular.

Actuó acompañada por diversas orquestas nacionales y extranjeras, bajo la dirección de los maestros Oscar Giugice, Juan Carlos Zorzi, Joan Pich i Santinos, Guillermo Bonet Muller, Guillermo Scarabino, Jorge Sarmientos y José Eusebio, con obras tales como el Concierto para piano N° 3 de Beethoven, la Rapsodia en tiempo de tango, de Edgar Spinassi y el Concierto Heroico para piano y orquesta de Joaquín Rodrigo, obra que es-trenó para las Américas. Sería muy extenso detallar todos los premios y distinciones que recibió, aunque no podemos dejar de mencionar el Concurso Internacional de Jaén, España, y el nombramiento en 2010 como Música Distinguida de Rosario por el Concejo Municipal de Rosario.

Ha grabado varios discos, entre los que se destaca el CD registrado en vivo en el Auditorio del Centro Cultural Parque de España en 2011, incluyendo obras íntegramente de compositores rosarinos.
Si algo define a Alicia Correas por encima de todos los anteriores datos curriculares es su compromiso indeclinable con la difusión de la música de los compositores argentinos y, particularmente, rosarinos. Mientras que la mayoría de los pianistas de su generación han abordado fundamentalmente el repertorio clásico y romántico europeo, Alicia Correas casi siempre elegía sus programas incluyendo una o más obras de autores rosarinos y argentinos contemporáneos. Y lo hacía independientemente de que fueran artistas reconocidos o no; bastaba que las obras fueran de su agrado, dando así oportunidad a los jóvenes compositores de que sus obras fueran estrenadas por una pianista de su talla.

Hoy nos toca, a quienes fuimos sus amigos y alumnos, despedir con tristeza a Alicia, fallecida el domingo 24 de julio luego de un último periodo de más de dos años en que estuvo prácticamente postrada como consecuencia de un accidente doméstico.

Rosario, 26/07/2022

Federico Miyara

En Granada, uno de sus recitales en el exterior.

 

Publicado el 28 de julio de 2022
en Rosario – Santa Fe – Argentina