Reproducimos aquí la carta de lectores que escribió Armando Sabatini para el diario «Democracia» de Rosario, y que se publicó en la página tres de la edición del día 16 de mayo de 1954, fundamentando la necesidad de una orqueta sinfónica en nuestra ciudad.

ANHELO DE LA CIUDAD por Armando Sabatini
Rosario, 16 de mayo de 1954

«Serà necesario insistir. Rosario segunda ciudad de la Repùblica, emporio
comercial, con vida propia y excelente ubicaciòn geogràfica, es uno de los
principales objetivos del gobierno de la Naciòn por lo cual es oportuno
reclamar para ella una obra fundamental para el desarrollo de su vida
espiritual.
En efecto, la creaciòn de una Orquesta Sinfònica, no harìa màs que legalizar
una situaciòn de hecho, pues Rosario en su historia musical ya contò con
organismos similares y con anterioridad a aquellas ciudades que,
actualmente, se ven favorecidas en ese sentido.
Demàs està analizar la gran obra musical a desarrollar, en caso de contarse
con dicha orquesta. Basta con imaginar los innumerables conciertos que con
el concurso de la misma podrìan ofrecernos nuestros concertistas del
violìn,
piano o violoncello.
Es mucho lo que, en este sentido, ya se realiza en la Capital Federal y
otras
ciudades del interior. Conocemos muy bien el èxito alcanzado por los
conciertos dominicales del «Gran Rex» y de la Facultad de Derecho de Buenos
Aire, donde el pueblo, en muchos casos gratuìtamente, tiene oportunidad de
deleitarse frente a un Beethoven, Wagner, Mozart, Haydn, etc y conocer – y
esto es importante- nuestros valores musicales, que con frecuencia,
llevando un fundamento autòctono, difunden nuestro querido folklore con
ingenioso aderezo artìstico.
Se ha hecho una verdadera necesidad insistir ante los poderes pùblicos por
la creaciòn de dicho organismo. Debemoshacer comprender que hoy, en nuestro
medio, es de primordial interès contar con una orquesta sinfònica.
Si bien es cierto que el plan de economìa que diseña la actual tendencia
presupuestaria parecerìa no justificar dicho gasto, no es menos cierto que
en cuanto la obra a tratar llega al gradode considerarse necesaria, no rige
tal principio, puesèste es el espìritu de nuestrodecreto de economìa. De
ninguna forma el Poder Administrados ha querido dejar de lado el normal
desarrollo de la cultura de un pueblo, por el contrario, trata de impulsar
el devenir brindando los medios a su alcance para cumplir el noble fin
social que cabe a todo Estado orgànicamente administrado. Por otra parte
nuestro Segundo Plan Quinquenal, dedica un apartado de privilegio en sus
pàginas, para difundir la cultura o formarla incluso, donde no la hubiere.
Creyenfo pedir lo justo, el pueblo de Rosario apoya este superior propòsito
con el fin de contar con un medio eficaz para desarrollar su cultura y la
de
sus propios hijos. El pedido al gobierno de la Provincia, que se realizara
por intermedio de la «Comisiòn pro adelanto de Rosario y su zona de
influencia», constituyen en sì, la voluntad soberana de un pueblo
representado, en este caso por las fuerzas activas y culturales y sin duda
por el apoyo de sus representantes en el orden polìtico, lo que hace
suponer
que dico pedido se lleva a cabo oportunamente, es decir, en momentos en que
el mismo pueblo lo requiere.
Seguiremos bregando por la creaciòn de esta entidad. Solamente pensamos en
una Orquesta Sinfònica para la ciudad de Rosario, donde pueda nuestro
pueblo
admirar los grandes valores de la batuta y, en muchos casos, en simbiosis
con los ìdolos del instrumento. Referente a esto pensemos que nuestro paìs
cuenta con directores de innegables condiciones e, incluso con
instrumentistas dignos de ser escuchados en los mejores escenarios del
mundo. Noble labor- creemos entonces- la del organismo a crearse, si ha de
dar a Rosario la mejor mùsica con sus propios medios y con ellos hacer
conocer nuestros valores y difundirlos y – por què no decirlo?- en algunos
casos en pie de igualdad a los famosos importados.
Nuestros intèrpretes / nuestros directores, que ya esperan, demandan un
nuevo ambiente en el paìs donde puedan desarrollar sus cualidades.
Esperemos
cooperar eficazmente con nuestros poderes pùblicos a fin de lograr
soluciones conjuntas, pues es necesaria la voluntad unànime del pueblo y
Estado para llegar a felìz tèrmino en esta obra de vastas proporciones que
ha de resolver una necesidad de indudable interès colectivo.
Breguemos en pro de una Orquesta Sinfònica para la ciudad de Rosario y con
ello se habrà cumplido un anhelo de nuestro pueblo.»

Volver a la entrevista a Armando Sabatini


20 de Noviembre de 2006
Rosario – Argentina


Deja un comentario