Armando Sabatini es un ciudadano rosarino con pasión por la música, pasión que lo llevó a estudiar y ser intérprete de violín desde niño, esa misma pasión se tradujo en su empuje para fomentarla y lograr, entre otras cosas, la creación de una Orquesta Sinfónica en nuestra ciudad. En la entrevista que publicamos, también recuerda, por ejemplo, los conciertos de José Iturbi, Claudio Arrau, Misha Elman o Arturo Rubinstein en Rosario. El maestro Sabatini será homenajeado el Jueves 23 de Noviembre en el concierto de la Orquesta Sinfónica Provincial de Rosario
.


Quien alguna vez se haya encontrado con Armando Sabatini, no le habrá sido difícil descubrir su amor y su pasión por la música, con sus comentarios constructivos y respetuosos sobre el concierto que acababa de escuchar o sobre el sin número de experiencias musicales para compartir con su interlocutor. A eso se suma su dedicación para promover la actividad musical en Rosario, y es por esta razón que la Orquesta Sinfónica Provincial de Rosario lo homenajeará de la mejor manera, con música en su concierto del Jueves 23 de Noviembre en el Teatro El Círculo.

¿ Cómo se relacionó con la música por primera vez, fué herencia familiar?
Armando Sabatini: Mi padre, italiano, nos educó a los 5 hermanos desde pequeños en el amor a los grandes cantantes operísticos. En mi hogar no se hablaba de otra cosa que de arte y sobre todo de música , quizás exageradamente por parte de mi padre. A los 9 años fuí por primera vez con él a ver “Rigoletto” y ahí conocí al gran barítono italiano Carlos Galeffi en el papel principal.

TRIO DEL LITORAL, integrado por (De de izq. a derecha) Armando Sabatini, Domingo Sacrafía y Oscar Costa, foto del 9-10-1953.

¿ Con quién aprendió a tocar el violín y cuáles conciertos o funciones en las que haya participado recuerda especialmente?
A. S.: A esa misma edad (9) mi padre me sugirió el estudio del violín con un instrumento que le quedaba grande al hijo de un amigo (era tamaño ¾), de manera que acepté y comencé desordenadamente con un primo que era aficionado. A los pocos días mi padre, al observar que tenía condiciones me ofreció estudiar en el Conservatorio Sismondo que estaba ubicado en Mitre y Córdoba y donde mi hermana estudiaba el piano. Mi primer profesor fue el maestro Antonio Bianchimano. Mis primeras actuaciones fueron en conciertos que se realizaban en el mismo conservatorio. Luego, en 1937, teniendo 17 años, el director de la “Sociedad Filarmónica de Rosario” me ofreció tocar en los segundos violines. Dicho organismo tenía su asiento permanente de sus actuaciones en el injustamente demolido Teatro Colón de Rosario (Urquiza y Corrientes). Desde el último atril de los segundos violines pasé paulatinamente a ocupar el puesto de concertino suplente en los primeros violines, con responsabilidad, en su caso, de titular.

¿ Qué momentos musicales recuerda como momentos o acontecimientos especiales?
A. S.: Disfruté grandes e inolvidables conciertos para Rosario como en 1938 con el maestro José Iturbi (famoso pianista y director español). Cómo olvidar el concierto en el que Iturbi y su hermana Amparo, a 2 pianos, hicieron la “Rapsodia en blue” de Gershwin! O cuando acompañé en 1939 al gran violinista Misha Elman., a Félix Cillario o a Ricardo Odnoposof en 1940. Inolvidable fue la actuación de Arturo Rubisnstein cuando por primera vez en Rosario hizo un concierto íntegramente “pianístico” como el concierto Nro 4 en Sol Mayor de Beethoven, concierto Nro 1 para piano y orquesta de Chopin y el Concierto Nro 1 para piano en Si Bemol Mayor de Tchaicowsky. En 1941 y en otras oportunidades acompañé al eximio pianista Claudio Arrau. Recuerdo especialmente el estreno por primera vez en Rosario de la Sinfonìa de Re menor de Cesar Franck el día 19 de agosto de 1943, dirigida por el gran director alemán Albert Wolf quien en una segunda actuación integró el programa con el concierto en La menor Op. 33 para violoncello y orquesta de Saint Saenz, actuando como solista el siempre recordado Pedro Farruggia cuando por primera vez se hizo el aprendiz de brujo de Paul Dukas.

Cuarteto Rosario integrado por Armando Sabatini (a la izquierda), Oscar costa, Nicolás Alessio (pianista invitado), Pedro Farruggia y Gustavo Funoll. Cuarteto oficial de Amigos del Arte. Foto del 02-10-1948.
¿Cómo era la vida musical de Rosario en su juventud?
A. S.: Durante todo el período de 1930/40 integré orquestas de cámaras, el cuarteto del Litoral (con Gustavo Funoll, Oscar Costa, Armando Russo y Armando Russo y Armando Sabtini), el Cuarteto Rosario (Tomás Santesteban, Oscar Costa, Pedro Farruggia y Armando Sabatini). Como solista actué integrando la Asociación de Concertistas de Rosario acompañado en piano para radio Nacional . También fui el violinista oficial de la Catedral de Rosario. Integré la orquesta de cámara para la Asociación Pro Cultura musical y el Cuarteto Rosario par Amigos del Arte. También conformé el Trío del Litoral con Oscar Costa y Domingo Scarafía.

Armando Sabatini completó su formación musical con estudios de armonía con el maestro Teodoro Fucks. Por concurso ejerció la cátedra de Música de Cámara en el entonces Instituto Superior de Música de la Universidad Nacional de Rosario.

¿En qué instituciones desarrolló sus actividades musicales y de fomento musical, con quienes y en qué fechas?
A. S.: En aquel tiempo de ausencia orquestal, ya que en el año 1951-52 prácticamente se habían disuelto las dos orquestas que existían en la ciudad: la Asociación Sinfónica (1932-1952) y la Sociedad Filarmónica (1937-1951). Domingo Scarafìa y yo, alentamos y organizamos a los músicos para encauzarse hacia la música de cámara .Había profesionalismo y lo defendimos!!! La “ Sociedad del Profesorado orquestal” presentaba eventualmente óperas y zarzuelas. “La Cultural Lírica” que incluía el Coro que dirigía Pía Malagoli, también organizaba óperas esporádicamente. Fue una lucha incansable de muchos por la creación de la orquesta que Rosario merecía por su ya mencionado profesionalismo, notas en los diarios, reuniones con políticos, etc……Hasta que finalmente se crea una Sinfónica Provincial en Santa Fé!. Los músicos de Rosario debían viajar allí. Fue un golpe bajo que no nos derrotó, pero seguimos la lucha hasta que aproximadamente en el 60 tuvimos nuestra orquesta. Resolvimos donar todos los atriles y partituras de la “Sociedad Filarmónica”, de la que fui el último presidente, a la actual Orquesta Sinfónica Provincial de Rosario creada en el año 1959.

¿ En su opinión ¿qué es lo que los rosarinos debemos hacer para no perder nunca esta tradición musical tan característica de nuestra ciudad?
A. S.: Actualmente soy socio vitalicio de la Asociación Cultural El Círculo ya que superé los 50 años de socio y escribo los comentarios de sala de algunos conciertos del abono. Sigo siendo socio activo de Pro- Cultura Musical y de Amigos del Arte por ser para mi las instituciones más significativas en cuanto a la programación que ofrecen.
Creo que hoy los rosarinos podrían que colaborar más con la labor de las instituciones culturales, El Estado debería comprometerse seriamente a invertir en Orquestas, conferencias, concientización. Afortunadamente existen instituciones como el Círculo y pro-cultura que suplen con creces esa falencia.
Los adultos deberían llevar a los niños a los conciertos desde pequeños. A ellos les encanta la buena música, pero ese gusto se pierde si los mayores no dedican algún tiempo para ello, para la cultura.
Así como se llenan los estadios de football, deberían llenarse los teatros. Y escuchar buena música. Decía Niestche “sin la música la vida sería un error”………


María Josefina Bertossi
20 de Noviembre de 2006
Rosario – Argentina


Deja un comentario