Los comienzos del 2021, las funciones presenciales y digitales, las instituciones que reabrieron sus ciclos de actividades, los coros vocacionales y el ventarrón de diciembre. Pero estamos esperando ansiosos el comienzo de la Temporada 2022 porque faltan los ciclos de recitales de la “música clásica” que contaban con auspicio municipal y allí, reside nuestro deseo más fuerte de Año Nuevo .

Foto: ECU Espacio Cultural Universitario, de la función Homenaje a Arminda Canteros con sus discípulos, Ana María Cué y Eduardo Delgado, pianistas

Y completamos el 2021 como pudimos, atrás quedó el comienzo de este año, con un tímido inicio de Temporada encabezado especialmente por el ciclo de Verano del Teatro El Círculo, luego, otra vez,  las cifras de la realidad pandémica y lo más doloroso, la despedida de quienes se iban en esas cifras.

Para el mes de agosto, distintas instituciones comenzaron a plantear funciones y también ciclos: nuevamente el Teatro El Círculo con sus ciclos de ópera o la función con puesta de Madama Butterfly,  y el Espacio Cultural Universitario en el que convivieron dos ciclos, el ECU Presencial y el ECU Digital. También de a poco se fueron sumando los escenarios del Centro Cultural Parque de España, hasta que  entre noviembre y diciembre se produjo una explosión de los recitales presenciales, empujados por la necesidad de alcanzar esa comunión indescriptible, deseada, necesaria, entre los intérpretes y el público “in situ”. Fue como un ventarrón que cesó en el fin de semana largo de  Navidad. Cabe destacar,  la gran labor de los últimos meses de los coros vocacionales de la ciudad y la región que se convirtieron en el gran motor del movimiento musical aportando innumerables presentaciones.

De a poco los organismos profesionales dependientes del estado provincial y municipal se fueron incorporando a la Agenda, cabe destacar la excelente labor de la Orquesta Sinfónica Provincial de Rosario con sus Conciertos Didácticos Virtuales.

Sobre el final del año la presentación del Pro Música de Rosario en el Mirador del Museo Estévez, fue un gran acierto de la Secretaría de Cultura y Educación Municipal uniendo al conjunto rosarino, su repertorio de Navidad, el lugar aislado pero también cercano, especialmente para los vecinos, en un espacio que tanto cuenta de la historia de la ciudad, sin embargo, de esa cartera municipal estamos esperando ansiosos el comienzo de la Temporada 2022, seguramente  marzo/abril, para que vuelvan los ciclos de recitales de la “música clásica” a las salas como la Biblioteca Argentina, el Museo Castagnino o el Centre Catalá. Esos ciclos se silenciaron más allá de la causa de la Pandemia. Los ciclos los necesitan los intérpretes, los creadores y el público. Este es el deseo, el fuerte deseo para el 2022, que vuelvan, que se repongan esos espacios que son un derecho adquirido por los músicos, que les han sido arrebatados,  que se silenciaron. Por todo lo que esos ciclos representan para la actividad cultural de la ciudad, nuestro deseo  para el 2022, es  que la Secretaría de Cultura y Educación municipal, los reponga.

 

María Josefina Bertossi
Publicado el 31 de diciembre de 2021
en Rosario – Santa Fe-  Argentina

 


Deja un comentario