Música para la Semana Santa –  Ensamble Fiori Musicali presenta este Domingo 10 de abril a las 19:30 en Iglesia Evangélica Alemana (Bvard Oroño y Sn Lorenzo de Rosario), Membra Jesu Nostri  (BuxWV 75) de Dietrich Buxtehude (ca. 1637 – 1707), ciclo de cantatas en siete partes acerca del sufrimiento del Salvador en la Cruz, en el marco de ciclos de conciertos de compositores alemanes organizado por la Iglesia Alemana. Integran el ensamble: Kharem Álvarez Pro y Romina Amoruso, sopranos; Adriana Farina, mezzosoprano; Juan Carlos Saez, tenor; Adrián Katzaroff, barítono; Agustina Capovilla, Sofía Acedo violines; Facundo Echeverría, órgano; Javier Moglione, tiorba y Pablo Mantero, viola da gamba y dirección.

Síntesis
Domingo 10 de abril, Hora 19:30
Iglesia Evangélica Alemana, San Lorenzo y Oroño – ROSARIO
Entrada General $500

 

Sobre la obra y su compositor el Ensamble Fiori Musicali nos remite:

«Dietrich Buxtehude (1637 – 1707) compuso Membra Jesu nostri patientis sanctissima (“Santísimos miembros de nuestro Jesús sufriente”) –BuxVW 75- en 1680 como un ciclo de siete pequeñas cantatas para dos sopranos, alto, tenor, bajo, cuerdas y continuo. Cada cantata hace referencia a una parte diferente del cuerpo del crucificado: pies, rodillas, manos, costado, pecho, corazón y rostro, y su temática común es la contemplación imaginaria de los sufrimientos de Jesucristo.

Buxtehude tomó el tema de la obra y la mayoría del texto de un poema medieval, Salve mundi salutare, originalmente escrito por Arnulf de Louvain (muerto en 1250). Con una forma más extensa, atribuida de forma equivocada a San Bernardo de Claraval (1090 – 1153). El poema gozó durante el siglo XVII de bastante fama entre católicos y protestantes, bien en el latín original o traducido al alemán.

Buxtehude organiza cada una de las siete cantatas del ciclo Membra Jesu Nostri siguiendo la forma de la cantata concertante con aria. Este género, tal y como lo cultivaron él y sus contemporáneos, consta normalmente de un concerto sacro con texto bíblico como introducción seguido de un aria estrófica. El texto del aria, casi siempre escrito para la ocasión, suele comentar el significado bíblico. Como el texto yuxtapone prosa y poesía, creencia colectiva y compromiso personal, el compositor casi siempre enfatiza el contraste haciendo que en los concerti intervengan todos los participantes, mientras que en las arias se utilice una voz solista.

Los mismos contrastes textuales y musicales son evidentes en Membra Jesu Nostri, pero aquí la función de los textos bíblicos y poéticos se invierte: más que un comentario del texto bíblico, la poesía actúa como factor unificador de todo el ciclo, siendo el versículo lo que introduce y sirve de comentario al poema.»

 

Publicado el 6 de abril de 2022
en Rosario – Santa Fe – Argentina

 


Deja un comentario