Eiko Madama BEiko Senda nació en Osaka, Japón, allí, comenzó a formarse musicalmente. Vive y canta en Sudamérica y su interpretación del personaje principal de Madama Butterfly, la geisha Cio Cio San, está colmada de  vivencia cultural. La entrevistamos y hablamos de su llegada a estas tierras del Hemisferio Sur, de su experiencia con más de 80 funciones de esta ópera de Puccini, de los valores orientales en juego en una historia de conflicto cultural, de su trabajo docente y de su especialidad en Carlos Gomes, el compositor brasileño. También en el artículo un video del aria  «Un bel di vedremo».

La foto pertenece a la puesta presentada en el Jardín japonés de Belo Horizonte, Brasil el 27 de mayo de 2012.

Nuestra entrevistada nos recibió en su apart un día de descanso de ensayos, pese a tantos años de Occidente tiene gestos y un ritmo al hablar de franca educación oriental. Ella está muy lejos del divismo, su trabajo es disciplinado.

Eiko Senda estuvo en Rosario en 2012 para el concierto que la Sinfónica Provincial de Rosario ofreció en homenaje a Wagner,  fue una estadía muy corta:  «…  y entre funciones de Macbeth, vine hacer ese concierto, fue hermoso porque Nicolas (Rauss) es un gran artista”.

Esta soprano japonesa actualmente vive en Montevideo con sus hijos y su esposo, el barítono uruguayo Federico Sanguinetti (quien participó en una Bohème de Opera de Rosario),  en esa ciudad uruguaya también dicta clases.
Canta en Brasil, en Uruguay, en Argentina y en Japón: “Pero son 34 horas de avión y se hace difícil, me gusta ir a Japón, especialmente porque mi papá y mi mamá adoran escucharme”.

Eiko en su día de descanso en Rosario.
Eiko en su día de descanso en Rosario.

En Osaka, esta soprano lírico-spinto (condición para el personaje de Puccini) comenzó sus estudios de música, en piano, flauta y canto, para lo último en el conservatorio  el gobierno japonés había contratado a Andrea Barandoni, discípulo de Beniamino Gilli con quien estudió durante su adolescencia. Sus estudios de perfeccionamiento los continuó en Europa y luego, se instaló en Kobe. Después del terromoto en el año 1991 que destrozó esa ciudad japonesa donde ella vivía con su familia, llegó Brasil en 1995. Allí comenzó a trabajar en preparación corporal para cantantes y actores, trabajó con muchos fisioterapeutas y especialistas antroposóficos, “lo hice intensamente durante 12 años, y hoy también continúo», nos señala esta sorpano japonesa que durante tres funciones dará vida a Madama Butterfly en el Teatro El Círculo de Rosario.

 

 

¿Cómo llegaste a Carlos Gomes (1836-1896)?
Eiko Senda: Cuando vine a Brasil encontré sus canciones y comencé a cantarlas, les gustaba porque mi portugués sonaba mejor que el de ellos, cuando no es tu idioma materno a veces pasa eso, se pronuncia mejor. Un día una soprano en San Pablo se enfermó, y no había cover y me llamaron, en dos semanas, estudié una ópera de Gomes que se llama El Cóndor, muy difícil.
Las melodías de la música de Gomes se quedan y no salen de tu alma
En otra ópera, “Lo Schiavo”, también otra soprano enfermó, y la puesta se hacía en Campinas ( lugr de sunacimiento), allí llegaron sus descendientes. Para la puesta yo lucía como una integrante de pueblo originario y desde entonces canto siempre y ellos patrocinan mis recitales con música de Carlos Gomes.

¿Cómo vé una japonesa la historia de Butterfly ?
Eiko Senda: Ahora la veo de una manera distinta de cómo la veía cuando era joven. La veo como un conflicto cultural, la parte débil es la de los japoneses, lo que en ese momento era una ventaja como la honra, la ingenuidad, eso hoy ya se fue perdiendo, y la pérdida es una desventaja. Lo que pasa que cuando se escribió esta historia se quería demostrar como Cio Cio San era una persona linda, bella, igual que cuando Puccini la llevó a la ópera, también se estaba perdiendo esa belleza espiritual, Puccini mismo dijo que su mejor personaje era Cio Cio San. Entiendo que por un lado están esos valores y por otro lado está escrito de manera italiana, entonces hay una explosión dramática, es así porque está escrito a la italiana.

¿Cuándo eras joven como la veías?
Eiko Senda: La veía completamente japonesa, hoy tengo la mente más fría y otra experiencia de vida Cio Cio San era como nosotras, habíamos tenido una educación parecida. En aquella primera vez yo tenía una intimidad espiritual mental muy fuerte y no llegaba al final, me quedaba con la garganta apretada.

¿Te acordás de aquella primera Cio Cio San?
Eiko Senda: No era cómoda, anatómicamente yo no estaba lista, tenía 22 años. Reuerdo que en la escena en la que aparece el barco de Abraham Lincoln en la Bahía de Nagasaki Cio Cio San se quiebra y yo me quebraba también, llorando.
10 años después la hice en San Pablo. yo era cover de una gran soprano que no estaba bien de salud y que me dijo “lo vas a ser tú”, allí observé que era muy diferente físicamente, yo no era la misma, estaba más cómoda, sentimentalmente era más madura y me dolía mucho el abandono de su hijo porque ya tenía tres hijas.

En la obra hay elementos musicales japoneses…
Eiko Senda: Hay muchas canciones tradicionales como el Himno Nacional japonés y cuando aparece Yamadori hay una canción de hace 150 años, de cuando los revolucionarios pusieron nuevamente al emperador como jefe del país, después de mucho tiempo que los samuráis gobernaban el Japón. Esto explica porque Cio Cio San era geisha. Para esta época de la historia de Madama Butterfly, los samuráis no tenía manera de ganar dinero, su actividad era practicar artes marciales, poemas, literatura y trabajar para un jefe pero como ese sistema no existía ya no se les pagaba porque sus jefes no tenían poder como antes.
Cio Cio San es hija del samurai y ya no había manera de ganar plata porque
Muchas veces el samuari enviaba a sus mujeres o a sus hijas a trabajar en la calle, en la prostitución, o a casas de geishas, geisha no es prostituta (la aclaración de Eiko es subrayada con sus gestos).

¿Qué expectativas tenés para esta puesta en Rosario?
Eiko Senda: Yo estoy disfrutando, canto una o dos Madama Butterfly cada año y ya disfruto de otra manera. Las personas aquí tienen muchas ganas de hacer cosas lindas, hay muchos talentos, mucha gente joven en el coro, la orquesta tiene lindo sonido, es todo muy difícil pero llegaremos y con mucha emoción

Por último le preguntamos acerca de enseñar y trabajar con futuros cantantes en estas regiones y Eiko nos comentó: Los alumnos de Latinoamérica son mucho más libres, mucho más talentosos tiene mucha más voluntad pero falta disciplina como reloj, muchas veces para mejorar la técnica no hay mucho que pensar, hay que repetir es como cuando se aprenden las tablas de matemática, las tablas del 2, de 3 son fáciles después la del 7, 8 y 9 tenés que memorizar. Aquí el estudiante reclama o justifica lo que no pudo hacer, y eso no lleva.

María Josefina Bertossi
4 de abril de 2014
Rosario – Santa Fé – Argentina

  «Un del dì vedremo»  aria de  Madama Butterfly de  G. Puccini presentada en el Jardín japonés de Belo Horizonte Brasil el 27 de mayo de 2012.
Cio-Cio-San: Eiko SENDA
Suzuki: Luciana MONTEIRO DE CASTRO
Dirección Musical: Gabriel RHEIN-SCHIRATO


Deja un comentario