Fue donado al municipio por Rosa Tiscornia de Castagnino , proyectado por el arquitecto Hilarión Hernández Larguía y se inauguró en 1937. cuenta con 31 salas desde hace unos años. Actualmente el Macro es su anexo para el arte contemporáneo.

El Museo Municipal de Bellas Artes Juan B. Castagnino, inaugurado el 7 de diciembre de 1937, celebró sus setenta y cinco años de existencia.

Surgió de la iniciativa de un grupo de intelectuales y coleccionistas de arte -con la colaboración del gobierno municipal-, cuyo desafío fue hacer de Rosario un polo cultural trascendente a nivel nacional. Su edificio -emplazado en una manzana del Parque de la Independencia, sobre el bulevar Oroño-, fue proyectado por el arquitecto Hilarión Hernández Larguía, posicionándose a la vanguardia de los museos de la época. Fue donado al municipio por Rosa Tiscornia de Castagnino, en memoria y a pedido de su hijo Juan Bautista, experto coleccionista de arte y generoso mecenas.

El Museo cuenta con 31 salas de diferentes superficies y alturas, dispuestas en un recorrido circular alrededor de patios interiores, un auditorio, depósitos acondicionados para la conservación de las obras, biblioteca, tienda, instalaciones de restauración y servicios para el público. Esta sede alberga la colección histórica, heredada del primer Museo de Bellas Artes de 1920, y acrecentada a lo largo del siglo XX gracias a numerosos legados y donaciones, los premios adquisición de los tradicionales Salones y a las incorporaciones hechas por el gobierno municipal y provincial, el Fondo Nacional de las Artes y la Fundación Castagnino. Su colección de arte argentino es altamente representativa de la historia del arte del país en todas las disciplinas, con especial énfasis puesto en la producción de artistas rosarinos. Entre las obras europeas cabe destacar que el Castagnino es uno de los pocos museos en el mundo que posee las cuatro series de grabados de Francisco de Goya: Los caprichos, Los disparates, Los desastres de la guerra y Tauromaquia.

A setenta y cinco años de su creación, es considerado un referente ineludible del arte argentino, tanto por la calidad de su patrimonio como por la proyección de sus actividades.
Actualmente es la sede histórica del Castagnino+macro, entidad que unifica dos colecciones y centra sus actividades en la conservación, investigación y catalogación de su patrimonio, en la promoción del arte rosarino y en la incorporación de obras de arte contemporáneo de toda la Argentina.

26 de diciembre de 2012
Rosario – Argentina
 

Deja un comentario