Alcides Lanza, rosarino, emigró en los años 60 a Norteamérica después de un tiempo en el Instituto Di Tella, se convirtió en un referente indiscutido de la música contemporánea. En su formación participaron personalidades como Ginastera y Copland, también conoció a Messiaen. Reside en Montreal y estuvo en Rosario ofreciendo conciertos (junto a su esposa) y mastreclasses con éxito de público.

El maestro Alcides Lanza se inició en la musica estudiando piano con Ruwin Erlich y Arminda Canteros, así comenzamos la entrevista:

MJB: Conocí su nombre y su carrera a través de un CD de tangos que había grabado la pianista Arminda Canteros en Montreal.
Alcides Lanza: ¿No te parece sensacional ese disco?, cumplía 80 años cuando lo grabó, y fui el productor.

¿Y Cómo fue que de todas las músicas eligió la música electrónica?
A.L.: Yo empecé como pianista y de alguna manera empezó la necesidad de escribir música, las primeras obras mías eran muy tonales, muy convencionales, estaban mal escritas y no tenía con quien estudiar. Me mudé a Buenos Aires y allí estudié más seriamente, siempre en forma particular, nunca fui a la escuela de música. Eran mediados de los 50 y ya había empezando la historia de la música concreta en Francia . Me conseguí un grabador geloso que era un espanto, y después, de segunda mano, un grabador Grundig que ya me permitía experimentar cambios de velocidad. Me eligieron en la primera camada de doce becarios del Instituto Di Tella donde se iba a hacer un laboratorio electrónico. La beca era por dos años, durante el primer año la maquinaria no había llegado, así que teníamos clases teóricas. Durante el segundo año, llegó, pero eran equipos estadounidenses que tienen un ciclaje diferente y funcionaban mal , o sea que aquí no pude estudiar música electrónica, pero tuve la buena fortuna de recibir la beca Guggenheim gracias al compositor Aaron Copland. Gracias a él fui a estudiar con los grandes maestros a la Universidad de Columbia.

MJB:¿Ginastera, Aaron Copland, Olivier Messiaen cómo fue encontrarse con esos grandes maestros?
A.L.: Era fantástico, como lo eran el resto de los once compañeros de esa clase en el Di Tella, Copland no era uno de los maestros, pero había venido varias veces a la Argentina, hablaba español, Latinoamérica le interesaba mucho. Yo era amigo de Tauriello y Gandini, que eran alumnos privados de Ginastera. En su casa se hacían reuniones con empanadas, a las que era invitado Copland, después de las empanadas, llegaban las sesiones de tocar grabaciones o de mostrar partituras al maestro Copland. El ya conocía mi música y me preguntó que haría después del Di Tella y yo le dije que iría a estudiar música electrónica a EEUU. Me volvió a preguntar si había pedido la beca Guggenheim, y le dije que sí, dos veces, pero me habían rechazado, Copland me dijo bueno pídala de nuevo y ahora ponga mi nombre como referencia. Cuando llegué a EEUU me dí cuenta que lo que decía Copland en la Guggenheim, se cumplía. Fue quien me sacó de aquí.

MJB:Difundir la música contemporánea latinoamericana no es fácil, al menos aquí.

Dúo Sheppard-Lanza

A.L.: Ya en Buenos Aires teníamos la Agrupación Música Viva con Gandini, Etkin y Tauriello, con el que habíamos hecho dos o tres ciclos de conciertos. Cuando me mudé a EEUU tenía la necesidad de un grupo, así que formé allí también el Composer Group for International Performers y después se llamó el Composers Performers Group con el que hicimos grabaciones en discos Long Play y muchísimos conciertos en EEUU, así entonces decidí invertir mi técnica y mis buenos deseos en aprender música contemporánea y latinoamericana, y con el conjunto también, así tocamos en Washington para la Panamercian Union. Allí había un festival centrado en Ginastera o compositores anteriores a Ginastera y finalmente los convencimos y en el Cuarto Festival nos permitieron (el maestro Espinoza al maestro Tauriello y a mi) programarlo y allí entramos todos los del Di Tella y pensé, esto es lo que yo tengo que hacer, grabación, organización y conciertos y con mi esposa que tenemos un dúo, lo mismo, ahora, también incluímos música de canadienses. Cuando miro hacia atrás, digo como se ocurrió hacer esa cantidad de compositores, y obras, es inmenso.

MJB: ¿ En qué consistió esa Maratón de 5 horas tocando el piano?
A.L.: Surgió porque yo estaba como estaba como profesor de composición y director de los laboratorios de electrónica en una facultad donde también se enseñaba música tradicional. Allí había muchos profesores de piano. Había habido un conflicto en un concierto a dos pianos, en el que se había roto una cuerda, por cellos profesionales los profesores de piano protestaron por escrito, el decano me llamo y me informó de la protesta, solo se había roto una cuerda y como era muy tarde y el afinador no estaba, la enroscamos para que no vibrara y eso había sido todo. Por todo esto, yo quise contestar a las protestas y la forma fue proponer un concierto de 8 horas, no me aceptaron las ocho horas pero sí cinco horas con piano preparado. En las tres maratones, la tercera fue más corta, y 2 de cinco horas, siempre incluí música de latinoamericanos y obras para piano y banda magnética, piano y computadores, piano y diapositivas, yo me divierto mucho. Todo eso está grabado en ediciones comerciales, y algunas, privadas.

MJB: ¿Cómo ha sido la aceptación del público para esta música?
A.L.: En Norteamérica es igual que aquí, pero se ha creado un público habituado a la música electroacústica y la música contemporánea, habrá quienes me siguen a mi y tengo mi público, porque ya son tantos años tocando, pero es diferente y no se compara con el público que va a escuchar a la Sinfónica de Montreal.

MJB: ¿Ha mantenido el contacto con Rosario, con sus colegas?
A.L.: Siempre estoy comunicado principalmente con Dante Grela, y algunos de quienes fueron sus alumnos, o Ricardo Pérez Miró de Santa Fé. Hemos tenido alumnos argentinos en la universidad de Mc Gill en Montreal. También de Rosario ha ido a componer allá Claudio Ferrari.

MJB: Cierro la entrevista con la misma referencia con la que la abrí, aquella grabación de tango de su maestra?
A.L.: Ella vivía en Nueva York y cuando organizamos su visita a Montreal le dije “tenés que tocar tango”. Ella quería hacer un video (así se lo pedían en Nueva York) y cuando le comenté al decano de la facultad, él me dijo que venga y le grabaríamos tangos. Así fue, el video nunca lo hicimos pero editamos el Cd de tangos que es un best seller del sello Mc Gill Records, la editorial universitaria.


María Josefina Bertossi
9 de mayo de 2007
Rosario – Argentina

Alcides Lanza
Compositor argentino-canadiense nacido en Rosario, en 1929. En Buenos Aires estudió en el Instituto DiTella, con Alberto Ginastera, Bruno Maderna, Olivier Messiaen, Luigi Dallapiccola y Francesco Malipiero, entre otros. Gracias a una beca de la Fundación Guggenheim , se trasladó a Nueva York, viviendo allí desde 1965 hasta 1971. Trabajó como asistente técnico en el Centro Electrónico de la Universidad de Columbia-Princeton. Desde 1971, es profesor de composición y director del Estudio Electrónico en la Facultad de Música de la Universidad McGil, en Montreal.
En 2003, Alcides Lanza fue designado director emeritus del Estudio Electrónico de la Universidad McGill.
Lanza continúa desarrollando una activa carrera internacional como pianista y director especializado en música contemporánea. Sus programas reflejan su interés en la música de las tres Américas. En 1987 y en 1992 realizó maratones de piano en la Sala Pollack , de Montreal. En la última ejecutó el piano durante cinco horas, incluyendo 48 obras diferentes para piano, sincronizado a veces con cintas magnéticas, sintetizadoras digitales o película cinematográfica. Dedicado intensamente a la promoción de la música contemporánea, ha grabado varios discos compactos y de larga duración, ha realizado conciertos por radio y televisión y ha organizado festivales y conciertos de música contemporánea. En la faz pedagógica, ha dictado cursos en la Universidad McGill , tanto en el nivel de grado como el de posgrado, entre los que se destacan los referidos a la «Teoría y análisis de música de latinoamérica», y otros sobre «Ejecución y prácticas de la música del Siglo XX».
En 1996, Lanza fue honrado con el diploma de honor (máxima distinción) otorgado por la Organización de los Estados Americanos (OEA) y el Consejo Interamericano de Música (CIDEM) “por sus excepcionales méritos y relevante contribución a la creación musical y a la promoción de la música y los músicos del hemisferio”.
En 2003 el Consejo de las Artes del Canadá ha conferido a Alcides Lanza el premio Victor Martyn Lynch-Staunton Award 2003. Este premio reconoce los méritos excepcionales de la carrera composicional de Alcides Lanza.


9 de mayo de 2007
Rosario – Argentina


Deja un comentario