José Cura bajó puntualmente al lobby del hotel para darnos la última entrevista antes de volver a Europa, considero que fue una gentileza no haberla cancelado después del esfuerzo del concierto de la noche anterior donde cantó padeciendo una inoportuna congestión (para un cantante siempre es inoportuna). Además, era un 9 de julio muy frío (los rosarinos casi no recordábamos como era el verdadero frío) y muchos esperaban la nieve:“Yo nunca me olvido de cuando nevó en Rosario, 1973, pocos días antes habíamos tenido un accidente con toda mi familia y vimos la nieve por las ventanas del hospital”, recordaba este músico rosarino (cantante, director, compositor) radicado en Madrid pero con trabajo en todas las capitales del mundo.

 “¿Alguna vez intentaron tomar una flor con guante?”, fue lo primero que se le escuchó a José Cura desde el escenario. La pregunta iniciaba la comparación para explicar lo que significa para un músico cantar resfriado, y además: compartir el recital y la afección respiratoria con el pianista, el rosarino Eduardo Delgado, también resfriado.

El público llenó la sala del Teatro Fundación para el concierto del 8 de Julio, acto central por los 25 años del Mozarteum de Rosario que anunciaba un programa con música de cámara, programa difícil de enfrentar en las condiciones de salud mencionadas porque se trata de un repertorio que requiere sutilezas vocales, pero podemos afirmar que los artistas lo llevaron adelante con la experiencia que otorga la profesión o el oficio, matizado con los comentarios desacartonados y sinceros.

“Lo de anoche fue una paliza, hoy me levanté mudo, quien no es del oficio no sé dá cuenta lo que significa cantar con bronquitis. Yo lo pasé bien y creo que se vió así” decía Cura, satisfecho.

Hubo gente que esperaba que cantaras ópera pese a que se había anunciado música de cámara.

JC: El programa decía Música de Cámara.
A mi me encantaría hacer todos mis conciertos así, no soporto cantar ópera en conciertos, porque la ópera en concierto es monca, y además porque el público quiere que cante siempre lo mismo y no se puede hacer ópera con un piano, para un concierto tan importante como este aniversario, lo que tiene que ser es un concierto de cámara con un piano.

El hall del teatro puede ser un buen termómetro para medir la relación del artista con el público, y es allí donde se escuchaba como algunos se referían al cantante. José Cura es el nombre y apellido de un artista internacional, pero quienes lo conocieron en Rosario, en Fisherton y desde niño o desde muy joven, lo nombran como lo llamaron siempre: José Luis.

“José quedó por exigencias de cartel porque José Luis es más largo, solamente en Rosario me llaman José Luis”

En el concierto se estrenó mundialmente la obra Sonetos sobre los versos de Pablo Neruda y la música de Cura. El autor explicó que en un camarín, alguien le dejó y dedicó un libro de poemas de Neruda, lo abrió fortuitamente en la página del soneto que empieza `Cuando yo muera, quiero tus manos en mis ojos´.
El estreno estaba programado pero no asegurado, la autorización de los herederos del poeta chileno llegó cuatro días antes.

 Aquí (en Rosario) durante mucho tiempo te vimos y escuchamos como cantante, compositor y director, ¿a nivel internacional es difícil imponer el director y compositor a la figura del cantante?

JC:No lo impongo, lo propongo, al que le gusta lo toma y al que no le gusta no lo toma. Yo dirijo muchísimo y en lugares muy importantes como en la Opera de Viena, cuando dirigís a los Wiener dirigís a la orquesta más importante del mundo, lo mismo en Londres con la London Simphony. No hay ese tipo de cuestionamientos porque cuando uno se para delante de la orquesta durante los tres primeros minutos el músico vé al tenor pero luego ya no, porque si adelante no hay un profesional el músico dice esto no se puede hacer. El pre – concepto viene de la prensa, que no entiende y vé al tenor como una mala palabra y decir que alguien es un tenor es como decir que es mujer antes del feminismo, es como referirse a un ser humano estúpido sin derecho a nada.

Las gacetillas del concierto anunciaron al `músico´ José Cura
JC:Por eso, para mi el momento más alto de toda la noche fueron los sonetos, fueron 20 minutos de una intensidad musical muy fuerte, y eso dice mucho. Cuando vos escribís una cosa que no tiene sentido la gente empieza a moverse empieza a toser, por eso fue muy emotivo, no hay que olvidar que es un estreno, entonces la gente los escuchó por primera vez, y eso es complicado, porque cuando ya se lo ha escuchado la gente lo tiene analizado y lo goza de otra forma.
Hubo mucho trabajo, un trabajo duro y de conciencia teatral. Cada armonía y cada giro melódico trató de seguir la poesía de Neruda.

En nuestra ciudad hay mucha música y muchos músicos que se sienten insatisfechos con lo que hacen o con lo que no pueden hacer
JC:Hay algo que la gente tiene que saber: Nadie te viene a buscar, y esto es así, no solo en Rosario o en la Argentina, es así en el mundo. La juventud tiene esta tendencia y dice: soy el mejor en esto pero nadie lo sabe. Conozco muchos casos así , colegas o estudiantes que me dicen maestro que tengo que hacer y lo que le digo es que salgan y golpeen puertas, y luego me dicen: `y lo que pasa que vos tuviste suerte´. ¿Suerte? Yo llevó más de 30 años haciendo esto y en los últimos 10 o 15 años empezó a verse el fruto. Recién en los últimos 5 años de mi vida el suceso, que es muy fácil de obtener, se transformó, de suceso en madurez. A veces me preguntan que se siente ser famoso y yo digo: nada, porque la fama es muy fácil de obtener. Hoy en día con el apogeo de los medios de comunicación es casi gratis ser famoso. La diferencia es lograr que esa fama se transforme en grandeza.

 A veces tomar la decisión de salir o partir puede ser muy difícil
JC:La emigración siempre es dura, ahora es más cómoda que la que hicieron nuestros abuelos, pero no deja de ser traumática. Cuando te establecés en una país donde nadie te saluda, nadie te conoce y te presentás a un trabajo y te miran mal porque sos argentino o porque sos extranjero, eso no podés evitarlo, y eso nos pasaba a mi esposa y a mi. Hay muchos que dicen no yo sino voy con un contrato no me muevo de aquí. Por ejemplo, por estos días en Buenos Aires algunos cantantes me decían `que tal como estoy cantando´, y yo decía `bien’, ` bueno entonces, si tenés un contrato mandamelo´. No, no es así. Claro, también hay otros jóvenes que te dicen que puedo hacer, donde puedo trabajar con tal de poder hacer lo que me gusta, de poder estudiar .

El concierto terminó con “Aurora” de Héctor Panizza, la misma que cantó junto al público en el monumento a la bandera, la misma con la que también sorprendió en una ocasión al público inglés. Pese a que la afección respiratoria conspiró en la última nota del aria, cuando el público le pidió otra, Cura , con humildad, le regaló una más con la promesa de que fuera la última.

Tenías una obra dedicada a Malvinas, ¿que pasó que no se pudo estrenar?
JC:Toqué dos o tres puertas y no se abrieron, a nadie le interesó. Tal vez no era el momento, para que vean que no siempre se logra todo. Cuando yo la escribí en 1984, tenía 22 años, entrábamos en democracia. Es una obra para dos coros, con el sueño de que un coro fuera argentino y el otro fuera inglés, cuarteto solista, coro de niños, orquesta, una obra muy grande, muy cara. La escribí en el 84 y allí quedó, si algún día se decide hacerla tal vez tenga que revisarla, porque han pasado muchos años y ha pasado mucha experiencia, o no, porque quizás sea lindo mostrar lo que un chico de 21 años escribió en aquella época.

Sitio Oficial José Cura


María Josefina Bertossi
10 de Julio de 2007
Rosario – Argentina


Deja un comentario