Muchos son los navegantes de este portal que quiesieran opinar sobre lo que se escucha en Rosario. Esta será una buena oportunidad para empezar.

¿Cuál es su opinión sobre la puesta de Madama Butterfly de Puccini en el Teatro El Círculo?

Puede dejar el mensaje con su opinión en el
Libro de Visitas, haciendo click aquí

Una opinión:

Una Butterfly inolvidable

Coincidiendo con el comentario de muchos creemos que esta ha sido una de las puestas más parejas que haya producido Opera de Rosario-Fundación Banco Municipal.
Los papeles principales estuvieron interpretados por verdaderos intérpretes como fueron el caso de Gerardo Mrandino, Ricardo Ortale, María Luján Mirabelli, Jorge Ferrari. Sin dudas elogios aparte se merece el desempeño de la soprano Patricia Gutiérrez en el rol de Madama Butterfly, personaje principal que como pocas veces permanece en el escenario constantemente para lo cual se necesita un gran entrenamiento vocal como el que sin dudas ha realizado esta cantante para coronarse con esta actuación ejemplar de calidad vocal. A eso se sumó su trabajo actoral para demostrar los sentimientos que el personaje transforma desde su aparición en el primer acto hasta la triste y dolorosa escena del final. Patricia Gutiérrez se llevó largos aplausos, se llevó muy merecidos aplausos.


La escenografía fue otro de los aspectos para destacar, como sucede cada año, el escenógrafo Nicolás Boni y su equipo de trabajo, se superan a sí mismos con cada creación. En esta oportunidad tanto el diseño como la realización corrió por cuenta de quienes de ellos. Sin muchos cambios, con elementos simbólicos y colores cambiantes la escenografía iba adaptándose perfectamente a cada pasaje de la historia.
(N. de R.) En la foto: Nicolás Boni, Cristián Grignolio, Walter Gonzolín y Marina Strólogo

También merece mencionarse a los personajes secundarios, el despreciable Goro, fue un magnífico trabajo del rosarino Gerardo Constantini. Luego, si bien cortos pero transcendentes fueron los roles de Tío Bonzo, interpretado convincentemente por el bajo uruguayo Marcelo Otegui .

El Coro Pía Malagoli, preparado por su director el maestro Rubén Coria, tuvo gran parte de sus números como coro interno y cumplió siempre con una actuación acorde al nivel de la puesta destacándose especialmente el final del segundo acto, cuando el coro, con boca cerrada canta una melodía suavemente, mientras Butterfly, su asistente Suzuky y su hijo esperan la llegada al puerto del barco en el que vuelve su `esposo´. Esa fue una de las escenas más logradas, ayudada por la ternura de la niña (en la función del domingo) y el niño en las restantes, por la iluminación, y por el staccato de las cuerdas, el pianissimo de los vientos y por el arpa desde el foso de la orquesta.

Sin dudas una puesta de ópera es mucho más que cantantes, coro, escenografía, iluminación; es eso, más la coordinación escénica que una vez más estuvo a cargo del maestro Rubén Berasain, y es también la atenta batuta del director musical, en este caso el Maestro Javier Logioia Orbe y su Orquesta Sinfónica Provincial de Rosario, la que ha tenido una de sus mejores actuaciones de las últimas temporadas.

Este comentario fue redactado el 3 de mayo de 2006
por Horacio Della Schola a pedido del Portal EntreNotas.

29 de Abril de 2006
Rosario – Argentina

Deja un comentario