«Pitágoras aseguraba que la música curaba el insomnio. Siglos después, dicen que Johann Sebastian Bach escribía las Variaciones Goldberg para atajar las noches en vela del conde Hermann Carl von Keyserlingk. A lo largo de la historia, no han sido los únicos en intuir los beneficios que tiene la música sobre la salud. Sin embargo, aún faltan evidencias clínicas y un protocolo…»  Así comienza un artículo publicado por el diario ABC de Madrid en el que se citan testimonios de profesionales de la medicina y la música sobre las experiencias con distintos pacientes.

Una recomendación para leer

La música, en camino de ser un medicamento más en el ABC de Madrid.

 

9 de junio de 2019
Rosario – Santa Fe – Argentina

 

 


Deja un comentario