Se presentó oficialmente la Orquesta social infanto juvenil y el Coro de jóvenes del barrio Ludueña. Dos aspectos muy importantes para señalar: primero, otro proyecto de educación musical se suma a los ya existentes en los barrios y segundo, pero no menos importante, su creación fue votada en el presupuesto participativo por los vecinos de ese barrio.


El Martes 2 de Mayo, en un barrio golpeado por los flagelos de la crisis económica y social, que sintió en carne propia su culminación con los hechos luctuosos del 2001, en un mediodía soleado, con el marco de una arboleda todavía verde para el otoño como presagiando el renacimiento de la vida, en la plaza Pocho Leprati del Barrio Ludueña, coronada por la simbólica bicicleta, quedó presentada la Orquesta social infanto juvenil y se anunció la creación del coro de jóvenes. Se trata de dos actividades que contribuirán a la EDUCACIÓN de niños y jóvenes, ofreciéndoles así otras posibilidades para desprenderse de un destino que parece, solo parece, inevitable.
Pero si en todo esto hay algo significativo es que los vecinos del barrio, a través del presupuesto participativo, un ejercicio absolutamente democrático que felizmente Rosario supo poner en práctica, votó para que parte de ese presupuesto sea destinado a la creación y mantenimiento de la orquesta y el coro, es decir, sea destinado a la educación musical, es decir, a una educación integral.

El trabajo para llevar adelante el proyecto está cargo deEzequiel Diz como supervisor,

Derna Isla, la directora, la

Trabajadora Social: Marisa Perfecto, como

Preceptora y administrativo de la orquesta: Sonia Nin,

Preceptora y administrativo (coro y orquesta): Maria Luz Olazagoitía, en la

Asistencia Técnica y administrativa de la orquesta se desempeñará Joge Palena y la dirección del Coro Social de jóvenes y adultos le corresponderá a Ramiro Chinetti. En el personal
No Docente: Alejandra Bustos.

Los Docentes son :Gloria Machado,
Cecilia Giraudo,
Magdalena Abellan,
Gabriela Moutin (Audioperceptiva); Gustavo Marti,
Virginia San Juan,
Analia Camiletti,
Mariana Sacchi,
Gabriela Moutin,
Ainelén Corizzo (Violines); Carolina Bougnon,
Gabriela Moutin (Violas); Ivette Paz,
Magdalena Abellan (Voiloncello); Martin Marino,
Jorge Palena (Contrabajo); Laura Alarcón (Percusión)

A partir de aquí quisiera compartir con los navegantes de EntreNotas: las declaraciones de cuatro personas relacionadas con esta actividad:

La supervisión de este trabajo está a cargo de la Escuela Municipal de Música que delegó esta tarea en la persona de Ezequiel Diz, músico, compositor y docente con experiencia en orquestas de niños:

En el 2005, de una iniciativa a partir de la Fundación Allegro Argentina que se unió con la Escuela Olguín que es la escuela anfitriona, se produjo una relación maravillosa porque la directora de la escuela nos cedió el lugar cuando en realidad nosotros generamos una complicación, pero Ana consideró que todo lo que era sumar para los chicos era para bien. La incomodidades no fueron un obstáculos y se llegaron a todos los arreglos. Luego, se sumó la Municipalidad a través del Presupuesto Participativo porque la orquesta la votó el barrio, votó por una orquesta infantil con instrumentos, así la municipalidad le dió todo el sustento económico por medio del presupuesto participativo que es una cuestión de democracia efectiva y práctica, el barrio lo votó y el barrio lo tiene. Así ya está el presupuesto para los sueldos, seguros y todo lo que necesite la actividad.
El proyecto es más grande pero este año se centra en orquesta de cuerdas, la directora es Derna Islas. El proyecto se llama Orquesta social infanto juvenil y el Coro de jóvenes.
Los chicos tienen entre 9 y 14 años, hay chicos más chiquititos que los vamos a incorporar y también hay lista de espera, hay un trabajo previo de concientización a cargo de la trabajadora social Marisa Perfecto.
Hay que hacer un agradecimiento a la escuela, a la comunidad de barrio y a la Municipalidad que por medio que por medio del presupuesto participativo concretó todo esto.

Graciela Semorile, directora del Centro Distrito Noroeste, explicó:
Esto comenzó en el 2005 con talleres de violín y violoncello sostenidos por la Secretaría de Cultura y a partir de allí se presentó el proyecto en el presupuesto participativo y los vecinos lo votaron por mayoría como uno de los primeros proyectos.
El proyecto se lo presentaron a los vecinos la Fundación Allegro que viene trabajando hace muchos años en este tema, así los vecinos se lo presentan a la Secretaría de Cultura desde donde se toma para implementarlo en el 2006”.

Ana María Cazzoli, directora de la Escuela Luisa Mora de Olguín Nº 1027 – Humberto Primo y Camilo Aldao fundamenta con gran entusiasmo toda esta actividad:

Hace 25 años que trabajó aquí como directora, la pobreza la he visto desde que eran bolsones de pobreza hasta ahora que se generalizó, por el tema de los pobres históricos y estructurales y por los nuevos pobres que se fueron agregando, es un situación muy cruel porque en la base de toda probreza está lo material, las carencias materiales pero una gran y muy difícil carencia para revertir es la cultural, no solo falta capital económico sino capital cultural. Por eso cuando uno habla de la pobreza lo más exacto es hablar de `las pobrezas´. Para lo educativo la escuela está poniendo todo lo que puede a pesar de los inconvenientes, desde la falta de presupuesto para una escuela de estas características hasta todo lo que conocemos de las dificultades educativas, y después, con respecto a lo cultural le digo siempre a los que forman parte de este equipo (los docente de la orquesta) yo sentí que se coronaba una aspiración, una ambición de poder hacer algo importante en lo cultural, y que se haga desde la música que significa simbolizar, que significa abrir la cabeza, aprender un código distinto del lingüístico. Que esto lo podamos concretar con los chicos me parece supremo, esa es la palabra, supremo. Imagínate lo que es que yo veo a chicos con dificultades para la lecto-escritura que pueden leer una partitura musical, con eso me siento plena. Y lo que sabemos es que de la pobreza se sale tocando cuestiones recilientes de la persona, y esto toca eso del ser humano que está allí guardadito porque a pesar de que muchos de estos chicos van tocar mal vestidos y con carencias materiales esto va a tocar eso que es lo más humano que tenemos, y lo resucita, lo plenifica, lo pone en alto a través de la música.

La Secretaria de Cultura y Educación, Dra. María de los Ángeles González celebró con estas palabras la actividad que emprenden los chicos:

“Es una cadena infinita de apoyo, aprender música de la llamada cultura y de llamada popular no hay diferencias, no importa tocar Vivaldi, Gieco o Piazzola, en realidad es una educación profunda, la imagen misma de lo que debería ser la sociedad, todas distintas edades, hombres, mujeres, distintos instrumentos que tocan partes distintas y sin embargo todo afina. Esto es algo maravilloso que todos los barrios deberían tener, y que de alguna manera estas orquestas sociales nos enseñen cosas más profundas, con más dignidad. Es una experiencia imborrable donde lo estético y lo ético son la misma cosa. Gracias a todos los que hicieron posible este sueño, sigamos adelante y encontrémonos con los otros chicos de los otros barrios que también tocan violines hasta que la ciudad suene como una orquesta de niños.


El camino desde calle Larrea hacia el centro de la plaza donde se presentaba la Orquesta del barrio Ludueña fue escoltada por los instrumentos musicales dibujados por los chicos de la Escuela Luisa Mora de Olguín Nº 1027 – Humberto Primo y Camilo Aldao


María Josefina Bertossi
4 de mayo de 2006
Rosario – Argetnina

Deja un comentario