El viernes 26 de mayo en el Teatro El Círculo la Orquesta Sinfónica Provincial de Rosario bajo la dirección del maestro Javier Logioia Orbe estrenará la obra comisionada al rosarino Ezequiel Diz. En la entrevista, Diz señala la importancia de componer a pedido de la orquesta, describe su obra y explica su concepto de lo que debiera ser la música de los compositores del presente. El programa del concierto se completará con obras de Shostakovich y Berlioz.
Tertulia alta, Gradas y paraíso: Gratis
Detalles de Horarios ver Agenda 2006

 Ezequiel Diz

Ezequiel Diz, es músico, compositor y está entre los jóvenes músicos que en la ciudad trabajan en la enseñanza y divulgación de la música entre los niños, entendiendo que esto último forma parte de la Educación. Probablemente todo esto se sume para que Ezequiel piense que la música es una manera de comunicarse con otros, y él, como compositor, apunte a preservar esa relación comunicacional de compositor-intérprete-público.

La orquesta ha comisionado una obra a Marcelo Ajubita y otra a mi. Hacía mucho tiempo que la orquesta no comisionaba una obra . Esto es una de las tantas cosas que ha traído la renovación de la mano del maestro Logioia como director. Los cambios han sido muy importantes a partir de su presencia, el nivel musical de la orquesta ha crecido y es un lujo tener en Rosario a este director. Encargar obras no debiera ser una novedad sino una costumbre. Yo me siento muy halagado porque hay un prejuicio con respecto a los jóvenes compositores, parece que para ser considerado como tal hay que ser “Viejo”. El maestro depositó en mi una total confianza y espero que su expectativa sea cubierta.

¿ Cómo describirías la obra a estrenar?
Ezequiel Diz: Se llama “Obertura y tango”, es una obra pensada para abrir un concierto y anteceder un concierto solista. Dura 11 o 12 minutos. Tiene una introducción de tempo lento, y luego viene el tango. Cuando digo tango me refiero a una idiomática, a un motivo con arraigue popular, piazzolano, pero no es un tango formal. Hay muchos destellos de otros autores, efectos y sutilezas. Toda la obra tiene mucho trabajo camarístico, con muchos solos, con la parte de cuerdas muy dividida para el colorido tímbrico.

¿ Qué instrumentos participan?
E.D.: Una orquesta sinfónica y maderas por dos, eso significa toda la orquesta completa y y las maderas por dos.

¿En esa comisión hubieron pautas?
E.D.: No, el maestro Logioia conocía mi música y me dió todas las posibilidades. No hubo ninguna limitación

Compusiste otras obras con elementos de tango. ¿Te sentís influido por el tango?
E. D: Mi estética es lo que yo espero y deseo que sea, un poco, el mensaje que tienen que dar los compositores del principio del siglo XXI: esto es, reconstruir la relación compositor – intérprete – público . Durante el silgo XX se manejaron estéticas que a nivel lenguaje ocasionaron una gran ruptura. Yo entiendo la música, principalmente, como un gran medio de comunicación entre tres personas del compositor al intérprete y del intérprete al público. Yo creo que el hecho musical se completa cuando llega al público y le causa alegría o tristeza u otros sentimientos. Allí se cumple el objetivo. Para lograr que el mensaje musical llegue a los otros el lenguaje debe ser accesible al público en general. Ese lenguaje es resultado de técnicas de composición ya consagradas que combinadas tienen la novedad. Lo que compongo no es único en la historia, creo que a esta altura de los tiempos ya pasó. Mi música no persigue una revolución o renovación, lo que persigue es una reconstrucción de esa relación de compositor – intérprete – público. Técnicamente tomo elementos de otros autores, es decir no pienso que lo que escribo nunca se usó antes.

En lo que compongo hay mucho elemento popular, estoy escribiendo un concierto para flauta, ya no tiene tanto tango, estoy explorando pero, sin lugar a dudas la prioridad es el sentido de comunicación y no porque crea que es malo o bueno lo otro sino porque yo entiendo la música como una comunicación con el otro, y entonces tengo que hablar un idioma que sea igual al del otro. Qué los demás no hablen español no quiere decir que sean ignorantes porque no hablan mi idioma. En la música es igual. En la situación cultural de la Argentina, un país del subdesarrollo, con muchas cosas en contra, manejar un lenguaje que solo un sector reducido conoce, y ese sector se reduce a compositores, amigos de compositores e intérpretes, no alcanza. Yo no quiero eso, quiero que todo el mundo pueda disfrutar de mi música y no solo un sector elitista.

No es que lo mío sea raro es una consecuencia lógica de la evolución de la música, la mutación hizo que la música popular de cada país tome el lugar de la música clásica, que era antes la música popular, eso, sumado a la ruptura del siglo XX generó un camino muy largo que se ha roto y ahora la nueva generación que venimos de lo popular nos enriquecemos con la música que se llama “clásica”.

Por eso creo que el siglo XX va a estar buenísimo porque se viene el reciclaje de toda la experimentación que se hizo en el siglo XX.


María Josefina Bertossi
Rosario – Argentina
22 de Mayo de 2006


Deja un comentario