Silas Bassa, pianista santafesino actualmente radicado en París ofrecerá un concierto el jueves 9 de agosto a las 20:00 en la Biblioteca Argentina, en la entrevista hace referencia a la técnica corporal desarrollada en Francia y los fundamentos del programa de concierto con obras de Haydn, Brahms, Albéniz y Liszt. Este recital forma parte del ciclo cultural del Círculo Médico de Rosario.

Nacido en 1978, la formación musical de Silas Bassa puede contarse desde 3 ciudades, inició sus estudios en Santa Fe con Marta Part Ebrecht, continuándolos en el Conservatorio Nacional de Buenos Aires con Aldo Antognazzi. En el año 2000 fue seleccionado por Bruno Gelber para continuar su perfeccionamiento en Europa, instalándose en París para luego realizar estudios con Monique Deschaussées, ciudad donde hoy reside.

En el 2002 encontré a una profesora, Monique Deschaussées, por quien me quedé en París para poder continuar el trabajo con ella. Fue un trabajo importante porque fue un replanteo de todo lo que había hecho hasta ese momento y una toma de conciencia en otro aspectos como el físico, el cuerpo, con ella pude descubrir muchas cosas nuevas que me hizo cambiar mi manera de encarar el piano y la música.

¿Cuando hablás del cuerpo significa que las manos y el piano no es todo para un pianista?
Silas Bassa: No, no es todo. La relajación empieza en el punto cero, relajado desde la punta de los pies hasta la punta de la cabeza, luego la pregunta es como desde ese estado se puede mantener una manera natural de llegar al piano, porque no nacemos frente a un piano, por eso hay que mantener la manera más natural frente al instrumento. Hay una serie de pasos hasta llegar al teclado, una vez allí se empieza a descubrir qué parte del cuerpo trabaja cuando tocamos.
Todo esto lo trabajé con ella, inclusive es muy particular en Francia, es muy original su manera de encarar pedagógicamente el piano. Hasta ahí es el plano de lo físico o corporal, luego viene el plano musical, el mensaje musical. La técnica corporal es el medio para brindar la música.

El programa que presentás en rosario es muy variado Haydn, Brahms, Liszt, Albéniz.
Silas Bassa: Cada año, desde los tres años que hago giras, hago un programa distinto, me propongo mostrar distintas cosas. Para mi se plantea la elección de autores con afinidad y también el desafío, como descubrir el mundo de Liszt. En este concierto aunque parezcan muy distintos hay una coherencia, hay un tema que responde a la unidad del programa, algo en común. Por ejemplo “Espíritu luz del alma” es el título de la primera parte con Haydn y Brahms, son dos compositores de música espiritual, muy pura. Brahms que fue un romántico siempre miró hacia el clasicismo, por eso me gustó la idea de poner a Brahms con alguien que puede haber admirado. En la segunda parte puse a Albéniz y a Liszt . Albéniz fue a verlo a Liszt, para aprender con él, en ese viaje descubrió que su camino era tomar sus raíces y orígenes españoles, con el tinte académico de su virtuosismo, Albéniz era un virtuoso. El título que le puse a esta segunda parte es “La fuerza de la identidad”, ambos tuvieron que hacer una búsqueda intensa para encontrar su identidad en la música.

¿En épocas de historicismo musical que pensás de Haydn en un piano actual?
Silas Bassa: Pienso que en època actual muchas veces encontramos dos vertientes un
poco extremistas para mi gusto en la cual se habla de la música pura (los
puristas), o bien aquellos que llendo al otro extremo quieren imponer una
libre interpretación en la cual se comienza a desdibujar y a transformar el
sentido mismo de lo que se está interpretando. Prefiero situarme entonces en
u apostura mas equilibrada en la cual, teniendo en cuenta que el piano que
conoció Haydn (en este caso los pianos ingleses que ya comenzaban a ser mas
sonoros y extensos en octavas) no es el mismo en el cual me tocca
interpretar su música, busco un quilibrio sonoro el cual me permite
mantener «un estilo propio del clacisimo que, respetando lo que está
escrito, se impone ya por su escritura misma.
Por ejemplo, vemos en su escritura las limitaciones en la extensión de
octavas de los pianos de la época, es una música que requiere un gran
trabajo de técnica dedos, donde casi no se utiliza la fuerza de los brazos o
cuerpo. Encontrar la personalidad y originalidad de cada compositor en
su escritura la cual llevada a un plano más profundo y personal y
contexutualizado en su época nos dá un estilo propio y único, tarea del
intérprete de descubrir y saberlo transmitir.


Silas Bassa se ha presentado desde temprana edad como solista e integrante de agrupaciones de cámara en varias y prestigiosas salas de nuestro país y participado en la creación de numerosos concierto-espectáculos: en 2002 crea en París el ensemble “La Note Bleue”; en 2004 presenta el espectáculo de música y poesía “Concierto y Desconcierto”; otro dedicado a la “Chanson Polonaise”; y en 2006 “Auix Demoiselles de Buenos Aires”, versión francesa del texto de Daniel Veronese. En 2007 ha ofrecido en París un programa de música argentina y española, presentado asimismo en Beijing dentro de los festejos del 35° aniversario de las relaciones chino-argentinas.


María Josefina Bertossi
6 de Agosto de 2007
Rosario – Argentina


Deja un comentario