Antonio CarrizoEn setiembre de 1992 hicimos una gira con el Conjunto Pro Musica de Rosario (Primero, a la Expo Sevilla y luego, a Londres). En la salida desde Ezeiza hubo un error con «una» valija, todas habían salido despachadas a Sevilla menos una que fue despachada a Madrid. Al llegar a Barajas, ni bien terminábamos de mostrar el pasaporte en Migraciones quien desde hacía unos meses era Agregado Cultural de la Embajada Argentina en Madrid, nos esperaba para darnos un abrazo, al director ( Cristián ) y a cada uno de los integrantes del Conjunto, y también, para acompañarnos amable y consideradamente al embarque rumbo a Sevilla.


Todos teníamos cierta preocupación porque no sabíamos exactamente de quien era la valija cuyo destino no era el del resto. Cuando ya entrábamos a la manga del avión, este señor alto, delgado y solícito venía corriendo con la valija perdida que solo cuando se acercó alcancé a reconocer que era la mia. El caballero que se había tomado la molestia de recorrer la cinta de equipaje de los vuelos internacionales, me dijo: «No te preocupes estoy autorizado a llevarla a la cabina y vá a viajar junto a los pilotos porque no hay tiempo de llevarla a la bodega». El agregado cultural era ANTONIO CARRIZO.
Así conocí personalmente a quien admiré siempre porque no era solo un locutor, no abusaba de hablar con la voz en pose ni con la pronunciación exagerada, era un gran lector y eso se notaba en cada uno de sus trabajos, respetaba las formas y aún más, los contenidos, era elegante con las palabras, era todo un profesional de los medios: leía publicidades, conducía, actuaba y entrevistaba con la misma solvencia a Borges o a Maradona. Supe seguirlo en La vida y el canto por Radio Rivadavia. UN MAESTRO, UN SEÑOR, ANTONIO CARRIZO (15 de septiembre de 1926, General Villegas / 1 de enero de 2016) .

 

María Josefina Bertossi
2 de enero de 2016
Rosario – Santa Fé – Argentina


Deja un comentario