Capilla del Sol, conjunto de música barroca residente del Museo Isaac Fernández Blanco, y que integran los rosarinos Adriana Sansone (soprano), Pablo Travaglino (alto), Eduardo Cáceres (guitarra) , Iréne Chaina (vihuela de arco) y María Jesús Olondriz (cello), presentó Danzas del santísimo corpus christi de Juan Bautista Comes para el Mozarteum Argentino de BA.

El crítico Juan Carlos Montero escribió en el diario La Nación del 7 de Junio: «El conjunto que dirige Ramiro Albino, que también se suma al grupo con el dominio de arcaicos instrumentos a soplo, está integrado por cantantes de intachable musicalidad como los cantantes Silvina Sadoly, Adriana Sansone y Flora Gril en los registros agudos, Pablo Travaglino y Pablo Piccini en las zonas medias y graves y los músicos Cristina García Banegas (órgano), Federico Ciancio (arpa), Evar Cativiela (vihuela), Eduardo Cáceres (guitarra), Habriel Schebor (tiorba y guitarra barroca), Pablo Angilletta e Irene Chaina (vihuelas de arco) y María Jesús Olóndriz (chelo). Y como no podía ser de otro modo, las versiones fueron de muy alta jerarquía artística».

Integrantes Capilla del Sol para este concierto:
SILVINA SADOLY, soprano
ADRIANA SANSONE, soprano
FLORA GRIL, soprano
PABLO TRAVAGLINO, alto
PABLO PICCINI, barítono / flautas
RAMIRO ALBINO, flautas
CRISTINA GARCÍA BANEGAS, órgano
FEDERICO CIANCIO, arpa de un orden
EVAR CATIVIELA, vihuela
EDUARDO CÁCERES, guitarra renacentista / percusión
GABRIEL SCHEBOR, guitarra barroca
PABLO ANGILLETTA, vihuela de arco
IRENE CHAINA, vihuela de arco
MARÍA JESÚS OLÓNDRIZ, cello
Dirección: Ramiro Albino
Coordinación Artística: Jorge Cometti / Leila Makarius

Juan Bautista Comes (1568 – 1643)
Danzas del Santísimo Corpus Christi

Juan Bautista Comes fue, sin duda, el mayor exponente de la Escuela Valenciana durante el fin del renacimiento y los comienzos del barroco. Vocero de los ideales contrareformistas, fue otro músico entusiasta que pintó de fiesta las verdades más abstractas de la iglesia romana, mezclando elementos de la lírica popular con composiciones de carácter celebrativo al tiempo que noble. Su formación tuvo lugar en la Catedral valentina, a la que ingresó como infantillo de coro bajo la tutela de Juan Ginés Pérez. Más tarde, formado musicalmente y ordenado sacerdote, desempeñó el Magisterio de Capilla en la Catedral de Lérida. En 1605 es invitado por Juan de Ribera para ingresar al Real Colegio de Corpus Christi. Su virtud moral, y probada pericia musical hacen que vuelva a Valencia como Maestro de Capilla. Más tarde es invitado por Felipe III para ser Segundo Maestro de la Real Capilla. Sin embargo, por su nostalgia, decide volver a Valencia hasta su muerte. Se conserva doscientas dieciséis obras de Comes, repartidas entre la Catedral de Valencia, el Real Colegio de Corpus Christi, la Catedral de Segovia y el Real Monasterio del Escorial. Las Danzas de Corpus Christi son cabalmente comprendidas si antes entendemos que en España existía aún la Danza Sagrada, al servicio de la liturgia (hay, felizmente, cantidad de testimonios que avalan esta función, lamentablemente suspendida en el siglo XIX). La partitura de Comes nos presenta una serie de danzas que se cantaban y bailaban a lo largo de la procesión y celebración de la fiesta de Corpus Christi, posiblemente en el claustro del Real Colegio de Corpus Christi. Son obras de carácter netamente español: doble coro y acompañamiento de bajo continuo, sin violines.

Capilla del Sol – Breve Historia del Ensamble
En el año 2003 el Museo Fernández Blanco reunió a un grupo de cantantes e instrumentistas especializados en estilos preclásicos interesados en reconstruir el vasto patrimonio musical del barroco iberoamericano, utilizando instrumentos y técnicas de interpretación de la época en que fue compuesto y basándose en sólidos conocimientos musicológicos que explican y contextualizan la realidad social y musical del período barroco americano.
Atendiendo a esta simultaneidad de criterios, y a la permanente mezcla de elementos que convivieron en la realidad musical de la Iberoamérica colonial, es que fue concebido el conjunto Capilla del Sol.
La conquista española en América fue rápida. Se comprendió rápidamente la urgencia y necesidad de su expansión a cada rincón del continente que marcaban las necesidades políticas, económicas y culturales del momento. La tierra se pobló de ciudades, y las ciudades se llenaron de música. La cultura europea se impuso sobre los hábitos locales, aunque todos sabían que esto era cierto sólo a medias, y que en realidad debajo de la cultura oficial existía otra, todavía no reconocida, y ambas convivieron, en perfecto y ordenado sincretismo. La actividad musical estuvo, casi siempre, liderada por las capillas, orientadas al servicio y alabanza de Dios, no obstante una buena parte de las mentes de quienes tocaban y cantaban en ellas no dejaba de pensar en el sol y la madre tierra. Lo particular de las reconstrucciones del Ensamble Capilla del Sol es que atienden no sólo a lo técnico o teórico de los contextos de la música, sino que además buscan recrear todo el marco musical que contenía a las obras mayores que tocaban y cantaban las capillas de música, cantos populares en los que participaba toda la comunidad, fragmentos extensos de gran protagonismo del celebrante proponiendo respuestas cortas de la asamblea, motetes cantados por la capilla, piezas de órgano, e incluso danzas, generando un todo de enorme variedad y sorprendente coherencia.

La actividad de Capilla del Sol, a lo largo de estos años, ha consistido en una importante serie de conciertos en el Museo Isaac Fernández Blanco e iglesias de la ciudad de Buenos Aires y el interior del país, además de presentaciones en importantes festivales americanos: “Misiones de Chiquitos” (Bolivia, 2004, 2006 y2008), “Música en los Caminos del Vino” (Mendoza, 2005), “Camino de las Estancias” (Córdoba, 2006), “Tropical Baroque Festival” (Miami, EEUU, 2006), “Semanas Musicales de Frutillar” (Frutillar, Chile, 2007), “Festival Internacional de Ushuaia” (Ushuaia, 2007), “II Festival de Música Iberoamericana” (Buenos Aires, 2007), y “Festival de Música Sacra de Quito” (Ecuador, 2008).


8 de Junio de 2008
Rosario – Argentina


Deja un comentario