Este Jueves 8 de Junio llega a la quinta función del Mozarteum Argentino Filial Rosario la aguardada “Don Giovanni” de Giuseppe Gazzaniga a cargo del elenco de la Opera de Cámara del Teatro Colón de Buenos Aires. Datos históricos y argumento.

Detalles de Horarios ver Agenda 2006

Eduardo Ayas junto a D Tabernig en la puesta de diciembre 2005 – Foto Arnaldo Colombarolli, gentileza Prensa Teatro Colón Esta ópera que retrata la historia del libertino de Sevilla es anterior, sólo por unos meses, a la obra homónima que compuso Wolfgang Amadeus Mozart.

El estreno sudamericano de esta ópera, se produjo en Diciembre de 2005 en el Teatro Colón de Buenos Aires con reposición en la Temporada 2006, por esto es su primera audición en Rosario.

Elenco
La dirección musical de Guillermo Brizzio,
actual Director de estudios del Teatro Colón se suma a la regie de
Claudio Gallardou, actor y director teatral que en 2002 presentó
L’ocasione fa il ladro de Rossini también para la Opera de Cámara del Teatro, la dramaturgia, es trabajo de Marcelo Lombardero. La escenografía y el vestuario están a cargo de Gastón Joubert, y la iluminación, de Rubén Conde.

Los cantantes son integrantes de la Ópera de Cámara del Teatro Colón. El tenor Enrique Folger será Don Giovanni y el barítono Leonardo Estévez será su sirviente Pasquariello. Las seducidas por Don Giovanni serán las sopranos Laura Rizzo (Donna Elvira), Ana Laura Menéndez (Maturina, una campesina) y Gisela Barok (Donna Anna/Donna Ximena). Los contrincantes del seductor serán el barítono Sebastián Sorarrain (Biaggio, marido de Maturina), el tenor Gabriel Renaud (Don Ottavio) y el bajo Juan Barrile (el Commendatore, padre de Donna Anna). El tenor Carlos Sampedro será Lanterna, otro sirviente de Don Giovanni.

Datos históricos
El compositor italiano Giuseppe Gazzaniga (1743-1818) fue reconocido en su época por su producción operística que abarca
alrededor de cuarenta obras, la mayoría de ellas del género bufo.

Don Giovanni, estrenada el 5 de febrero de 1787 en Venecia, posee un
libreto que se basa en las versiones teatrales de Tirso de Molina,
Molière y Goldoni con elementos de la tradición popular del
legendario personaje mujeriego. La estética clásica de la música
de Gazzaniga se ve expuesta en distintas arias, dúos, tríos y
escenas de conjunto, que genera un ritmo teatral contrastante y
efectivo.

Puesta en el Teatro Colón diciembre 2005 – Foto Arnaldo Colombarolli, gentileza Prensa Teatro Colón


Don Giovanni: argumento

Pasquariello espera en la calle a su amo, Don Giovanni, que ingresó furtivamente a la casa del Comendador para seducir a su hija, Donna Anna. Mientras se lamenta por su condición de sirviente, súbitamente sale de la casa Don Giovanni seguido por Donna Anna, que intenta quitarle la máscara para conocer la identidad del intruso. El Comendador aparece para defender a su hija, que va en busca de ayuda. Don Giovanni, mucho más joven que el Comendador, lo derrota fácilmente y, tras herirlo de muerte, escapa junto a Pasquariello. Cuando Donna Anna regresa, acompañada por el Duque Octavio y varios lacayos, ya es demasiado tarde: el Comendador ha muerto. Donna Anna relata que un hombre enmascarado ingresó en su habitación haciéndose pasar por su prometido. Al descubrir el engaño, ella pidió ayuda, pero el impostor escapó. Donna Anna exige al Duque Octavio vengar el crimen de su padre y anuncia que hasta entonces se retirará a un convento. El Duque decide entonces buscar al criminal y ganar nuevamente el corazón de su amada.
Pasquariello le reprocha a su amo una vez más su actitud licensiosa, pero es interrumpido por Don Giovanni, que se muestra intrigado por una mujer que lleva un velo sobre su rostro mientras se queja de la infidelidad de los hombres. Don Giovanni se acerca para tranquilizarla, pero la dama resulta ser Donna Elvira, una antigua amante a la que traicionó tiempo atrás. Para escapar a sus insultos, Don Giovanni aduce compromisos de negocios –en realidad, se dirigie a un nuevo encuentro amoroso– y la deja en compañía de Pasquariello, que describe a su amo como “un Alejandro Magno en cuestiones del corazón”: sus conquistas son innumerables. Donna Elvira, enfurecida, clama venganza contra el hombre que la humilló.
Mientras tanto, Don Giovanni dirige su atención a otra dama, Donna Ximena, a quien propone matrimonio con la promesa de fidelidad eterna.
Un grupo de campesinos celebran el próximo casamiento de Biagio y Maturina. Pasquariello se introduce entre la multitud y se acerca a Maturina, haciéndose pasar por su amo. Pero poco después llega Don Giovanni y, después de reprender a su sirviente, él mismo intenta seducir a la campesina. Biagio interviene, pero es rápidamente alejado a los golpes. Pasquariello también se retira, dejando solos a Don Giovanni y Maturina. Una vez más, Don Giovanni promete fidelidad eterna, y la campesina acepta su propuesta de matrimonio.
Donna Ximena interroga a Pasquariello acerca de su amo y le ofrece dinero para que le brinde información. El regreso de Don Giovanni frustra sus planes, pero la llegada de Donna Elvira lo pone nuevamente en problemas. Intentando evitar que las dos mujeres se encuentren, Don Giovanni invita a Donna Ximena a la casa, aduciendo que la mujer que se acerca no está en sus cabales. Cuando Donna Elvira intenta confrontarlo, aparece Maturina, lo cual obliga nuevamente a Don Giovanni a sugerir a cada una que la otra delira y escapar rápidamente. Las mujeres quedan solas, consolándose mutuamente.
El Duque Octavio ordenó colocar un aviso en la estatua que recuerda al Comendador anunciando la venganza divina para el asesino. Don Giovanni se ríe de la amenaza y, sarcásticamente, ordena a su sirviente que invite a la estatua a cenar. A regañadientes, Pasquariello accede, y la estatua asiente con la cabeza y responde que acepta la invitación. Pasquariello casi se desmaya del susto, pero Don Giovanni le responde que todo se trata de una alucinación.
En casa de Don Giovanni, el criado Lanterna prepara la mesa para la cena. Donna Elvira ingresa y le exige infructuosamente a Don Giovanni que cambie su estilo de vida y se salve del seguro castigo divino. Cuando se retira, Don Giovanni se dispone a cenar con Pasquariello, acompañados por una pequeña orquesta y servidos por Lanterna, pero son interrumpidos por fuertes golpes a la puerta. Lanterna se dispone a ver quién es el visitante, pero regresa terriblemente asustado. Pasquariello decide entonces ir a ver qué pudo asustar tanto a Lanterna, y regresa, él también, presa del pánico. La estatua del Comendador llegó a la casa de Don Giovanni para exigirle que se arrepienta. Don Giovanni se resiste, y es raptado por demonios que lo llevan al infierno.
Maturina, Donna Elvira, donna Ximena y el Duque Octavio celebran junto a los sirvientes el merecido castigo que sufrió Don Giovanni.


María Josefina Bertossi
Rosario – Argentina
4 de Junio de 2006


Deja un comentario